tenerife

Las alfombras y tapices de colores vuelven a invadir las calles de La Laguna

En Aguere se confeccionaron más de 40 alfombras con elementos naturales, mientras que el municipio norteño alcanzó las 90, además del tapiz central de la plaza del Cristo elaborado por Juan Fajardo
Las alfombras y tapices de colores vuelven a invadir las calles de La Laguna. | Fran Pallero

El domingo de Corpus Christi es una fecha muy esperada en La Laguna y Tacoronte, municipios que después de dos años de pandemia recuperaron la tradición de volver a elaborar los tapices y alfombras en la vía pública.

Ayer, las calles del casco histórico de ambos municipios eran un enjambre de familias, grupos de amigos, niños de los distintos centros escolares, colectivos vecinales y diferentes asociaciones y entidades, que compartieron la misma devoción: la confección de alfombras con elementos naturales como flores, semillas y brezo por las que después discurrió la procesión del Santísimo.

A diferencia de otros acontecimientos religiosos, en el Corpus los alfombristas son los grandes protagonistas, quienes se esforzaron para que sus diseños cautivaran al público.

La jornada comenzó desde temprano. Grandes y chicos prepararon todos los elementos necesarios para poder trabajar. El ayuntamiento de La Laguna contribuyó con 10.000 kilos de marmolina y 10.000 de ceniza del Cumbre Vieja y unos 30 caminos de brezo tostado y negro, que también sirvió para cubrir los márgenes entre pasillos. Además, aportó cuerdas para elaborar los dibujos, papel para cubrir el suelo donde se diseñaron los bocetos y tizas. Lo mismo hizo el de Tacoronte con tierras de colores y refrigerios.

En Aguere más de 40 alfombras de colores invadieron el casco y en el municipio vecino se alcanzaron las 90. En este último, igual que desde hace cuatro décadas, el artista Juan Fajardo fue el encargado de confeccionar el gran tapiz central de la Plaza del Cristo en el que destacaba la figura de un niño a través del cual se podía ver la invasión de Rusia a Ucrania. Esta escena se realizó en tonos grises, con ceniza del volcán de La Palma para dar también un mensaje de solidaridad con la Isla Bonita. Un color que contrastaba con los del Corpus, para los que se emplearon casi cuatro toneladas de marmolina.

La llovizna a primera hora de la tarde no logró opacar una jornada que terminó con el paso del Santísimo por el recorrido alfombrado. En La Laguna la procesión salió a las 17.00 horas de la Catedral y recorrió las calles Obispo Rey Redondo, Antonio Zerolo, Herradores, Viana y de nuevo Obispo Rey Redondo para regresar al punto de partida.

En Tacoronte lo hizo dos horas después, a las 19.15 desde el Santuario del Cristo, y realizó el trazado habitual por las calles Sebastián Machado, Pasaje Abreu y Teobado Power hasta llegar a la ermita de Santa Catalina.

TE RECOMENDAMOS