cd tenerife

Un ascenso blanquiazul que traería una lluvia de autoestima y millones de euros

De forma directa, la llegada del Tete a Primera División aumentará notablemente los ingresos del club tinerfeño
ascenso-blanquiazul

Más allá del chute emocional y la sobredosis de adrenalina que supondría para la población tinerfeña que el Club Deportivo Tenerife ascendiera hoy a la máxima categoría del fútbol español, se da otra circunstancia no menos importante: su impacto en la economía local. El ascenso a Primera División no solo reportará autoestima social, sino enormes beneficios que redundarán en la actividad económica de Tenerife y, especialmente, de su capital, Santa Cruz.


Estamos de acuerdo en que el fútbol se ha convertido en un fenómeno de masas con importantísimas implicaciones económicas. Hay varios estudios que estiman que el 1,3% del Producto Interior Bruto (PIB) de la economía viene derivado del negocio del fútbol, y si se cuenta toda la actividad indirecta que genera, este porcentaje se eleva al 2,1%. Más o menos de cada 50 euros que aporta la actividad económica, uno proviene del negocio del fútbol.


De forma directa, la llegada del Tete a Primera División aumentará notablemente los ingresos del club tinerfeño. Estos se descomponen principalmente en tres partidas: televisión, taquilla y abonados, y operaciones comerciales y merchandising. Según Milagros Luis Brito, consejera de la entidad blanquiazul, un ascenso aumentaría “sustancialmente” los ingresos por derechos audiovisuales con respecto a Segunda División, y mejorará “muchísimo” la negociación de patrocinios. Además, es innegable que crecerá el número de abonados y la proyección del club, que hay que recordar que es de las principales empresas de la Isla. “Sin duda, habrá un efecto arrastre sobre la economía local” y Brito hizo hincapié en un aspecto que en el fútbol cada vez cobra más importancia: el big data y la generación de datos vinculada a este deporte.


Pero es que a los beneficios directos del club hay que sumar los indirectos. El concejal responsable de la Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz de Tenerife, Alfonso Cabello, tiene calculado que el impacto económico en la ciudad será de entre 22 y 25 millones de euros. Con un equipo de Primera División se mueven unas 50 personas que viajan con su club, se hospedan en hoteles, alquilan vehículos y transporte discrecional y comen en la Isla. A esto, explicó Cabello, hay que añadir que el número de aficionados que viajan con su club en Primera es mucho mayor que en Segunda División. “Al estar en Islas y jugarse los partidos en sábado o domingo, podemos aprovechar el tirón de fin de semana”, señaló. En este sentido, la actividad de ocio vinculada al comercio, gastronomía y sector alojativo crecerá, y matizó: “Está demostrado que una ciudad ilusionada genera empleo”.


Gabriel Wolgeschaffen, vicepresidente de la zona metropolitana de Ashotel, explicó que el ascenso supondrá una “transformación muy grande” para los alojamientos de la capital. “Los hoteles de ciudad suelen tener su máxima ocupación entre semana, así que ahora, con los partidos en fin de semana, estos también se llenarán los sábados y domingos, de conseguirse el ascenso”. A la expedición que viaja con el equipo hay que unir, además, a los aficionados nacionales, locales y regionales que vendrán a la ciudad. “Todo suma”, explicó Wolgeschaffen, “ahora lo que tenemos que ser es inteligentes y aprovechar esta oportunida, si se logra, para tener una ciudad abierta y dinámica. Hay que aprovechar los fines de semana para ofrecer a quienes vengan a la Isla una ciudad activa y dinámica”.


Además, la mayor afluencia de visitantes a Santa Cruz contribuirá a dinamizar la actividad de muchas empresas y negocios, como los comercios, locales de ocio o restaurantes, sobre todo en un momento en el que la economía de la Isla lo está pasando tan mal tras dos años de pandemia. Pedro Martín, presidente del Cabildo de Tenerife, aseguró que el efecto arrastre y dinamizador de un posible ascenso sobre la economía de la Isla será muy grande, además de “consolidar el ya importante activo que supone el club para la Isla. Tanto el turismo nacional como el regional se verá multiplicado con el ascenso”.


También hay que recordar los efectos sociales y económicos positivos que vivió la Isla con el anterior ascenso en 2009. El presidente de CEOE-Tenerife, Pedro Alfonso, destacó que no hay que olvidar que la Liga Española es seguida por toda Europa, “lo que nos da una referencia de conocimiento importantísima dado que vivimos del turismo y somos muy dependientes de la proyección exterior”. Pero no solo la imagen de la Isla se verá beneficiada como en aquel año 2009. “Es indudable”, explicó, “que el efecto en la hostelería, comercio y gastronomía será muy importante”, y no hay que olvidar que todo esto genera “atracción de inversiones, que ,vinculada a nuestro REF,” puede suponer un efecto arrastre de la economía “muy positivo”.

Autoestima


El profesor de Economía y Empresa de la Universidad Europea José Manuel Corrales hizo hincapié en otro aspecto muy vinculado al económico en el caso de que el Tenerife ascienda, y es el estímulo emocional. “Está demostrado que si una sociedad es positiva y feliz, repercute en la economía y en el empleo.

El fútbol”, prosiguió, “genera un mejor clima social, pero también es un elemento estratégico de sostén de la actividad económica. Que el club suba a primera división no nos va a cambiar la vida, pero sí servirá para tener un estímulo positivo, sobre todo ahora que todas las noticias que tienen que ver con la actividad económica son negativas. Cuando hay confianza hay más probabilidades de que se genere inversión”.

Corrales explicó, además, que el ascenso beneficiará especialmente a la capital. “Santa Cruz ha sido siempre el motor económico de la Isla. Sin embargo, en los últimos años estaba perdiendo esa condición en favor del Sur de la Isla. El ascenso la hará recuperar el primer puesto como motor económico”.

TE RECOMENDAMOS