puerto de la cruz

El Puerto de la Cruz declara la ruina inminente del edificio Iders

La decisión, recogida en providencia, permite demoler el inmueble, que será desalojado hoy por la mañana, dado el grave peligro que existe para las personas y los bienes
edificio Iders

El Gobierno local (PSOE-ACP) del Puerto de la Cruz ha declarado la ruina inminente del edificio Iders, ubicado en la avenida Familia de Betancourt y Molina y abandonado desde hace 31 años, cuando fue desalojado por aluminosis. Ello permitirá demolerlo, para lo que se insta a los propietarios a limpiar, tapiar y derribar el edificio, y presentar un proyecto técnico en el plazo de dos meses desde que reciban la notificación oficial por parte del Ayuntamiento.

Si estos no ejecutan todas las actuaciones que se desprenden de esta actuación, el Consistorio estará habilitado de forma subsidiaria al desarrollo de estas acciones, cuyo coste trasladará a los propietarios, tal y como marca la normativa vigente.

Esta decisión se les comunicó ayer durante la reunión que mantuvieron en el salón de plenos con el alcalde, Marco González, y el concejal de Planificación y Ciudad Sostenible, David Hernández. También las consecuencias que conlleva, recogidas en una providencia que cuenta con todos los informes urbanísticos necesarios para resolver una situación que se ha prolongado más de tres décadas, con una imagen dañina para la ciudad, debido a que el inmueble se ha convertido en un refugio de personas sin hogar y en un gran basurero con el consiguiente peligro para las personas y los bienes.

En la citada providencia se recoge que el edificio, en el que todavía se encuentran nueve personas, será desalojado hoy a primera hora de la mañana por parte de la Policía Local.

Hasta el tiempo en que será derribado, el Ayuntamiento adoptará las medidas necesarias de vigilancia y control para evitar que el inmueble y los alrededores vuelvan a ser ocupados.

Los afectados solicitaron una nueva reunión con el equipo técnico y jurídico municipal para aclarar dudas, que se celebrará dentro dos semanas.

Marco González y David Hernández subrayaron que la decisión adoptada “supone un antes y un después para ofrecer una solución integral no solo a los propietarios, sino también a los vecinos de los edificios colindantes y a la propia imagen de la ciudad, que se ha visto muy afectada en el último cuarto de siglo, y va a contar con todos los recursos municipales que sean necesarios, porque ya contamos con todos los informes que consolidan con todas las garantías jurídicas el compromiso de la administración para afrontar esta situación tan enquistada”.

TE RECOMENDAMOS