la laguna

La Laguna trabaja ya en el primer Festival de Folclore Inclusivo del municipio

El área de Bienestar Social y el Grupo Folclórico Los Majuelos imparten cinco talleres semanales de canto y baile canario para personas con discapacidad
Folclore Inclusivo

El Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de La Laguna, el Grupo Folclórico Los Majuelos y varias entidades sociales y de voluntariado del municipio se han unido para enseñar la música tradicional canaria a las personas con discapacidad de La Laguna. Este programa formativo de canto y baile adaptado a distintas discapacidades, de cinco meses de duración y cinco talleres semanales en distintos puntos del municipio, desembocará en el primer Festival de Folclore Inclusivo de La Laguna, en el que ya se está trabajando junto a la Concejalía de Fiestas para su inclusión en el programa de actividades de las Fiestas del Cristo.

El concejal de Bienestar Social, Rubens Ascanio, visitó ayer el taller de baile para personas con discapacidad intelectual en el Colegio de Educación Especial Acamán, una de las sedes de esta iniciativa, junto al Centro de Día de Cruz Blanca, el Centro de Entidades de Voluntariado (CEVA) Anchieta municipal y el Centro Multifuncional El Tranvía

Ascanio estuvo acompañado en la visita de la directora técnica del centro lagunero, Maite Labarga, y del secretario del Grupo Folclórico Los Majuelos, Antonio Francisco Cabrera Arvelo, asociación cultural del municipio que ha sido la promotora de esta iniciativa y que “nos propuso convertir el folclore en un nuevo elemento de inclusión municipal”, recordó el concejal, quien agradeció la “implicación y compromiso de las entidades participantes en un proyecto que quiere ir más allá para consolidar un grupo de folclore inclusivo en el municipio que pueda participar en los festivales que se celebran en todo el estado, pero también, que las personas con discapacidad se incorporen a las agrupaciones que ya existen o conformen las suyos propias”.

En este sentido, el  secretario del Grupo Los Majuelos explicó que la asociación trabaja para que “esta formación sea el primer paso de una iniciativa de largo recorrido y crear una escuela de folclore inclusivo, porque canarios somos todos, con o sin discapacidad, y tenemos derecho a participar de nuestro folclore. Siempre hemos apostado por enseñar de forma didáctica y nos faltaba este escalón, que está siendo muy emocionante porque vemos la ilusión con la que vienen a las clases y lo importante que es para ellos y ellas ver que van cumpliendo diferentes metas y retos”.

La directora técnica del centro lagunero de Hermanas Hospitalarias Acamán añadió que “observamos beneficios directos para el desarrollo de las personas con discapacidad, como la motivación, coordinación, atención, concentración o el ritmo”, un proyecto que se alinea con la filosofía del centro de impulsar proyectos orientados a  que “las personas con distintas capacidades podamos compartir ocio, música, trabajo, vida”.

“La música y el baile son, sin duda, elementos con una importante influencia en el desarrollo psicosocial y creemos que es importante apostar por la integración de las personas con discapacidad a través de nuestro folclore, un elemento que forma parte de nuestra identidad y de nuestras celebraciones populares. Por una parte, para generar nuevos espacios de ocio y de encuentro, reconocimiento y empoderamiento para las personas con discapacidad y sus familias, pero también, para que puedan aplicar lo aprendido y disfrutar en igualdad en la multitud de eventos culturales y fiestas populares que vamos a acoger en La Laguna durante estos meses”, valoró Rubens Ascanio.

Este primer programa formativo de folclore inclusivo está formado por cuatro grupos de baile, dos específicos para personas con discapacidad intelectual, uno para personas sordas (que incluye las mochilas sensitivas) y un cuarto para personas con diversas discapacidades, así como un grupo de canto también mixto. Colaboran en la iniciativa Hermanas Hospitalarias Acamán, la Asociación Down Tenerife, la Fundación Cruz Blanca, Funcasor, Fasican y la Asociación de Cáncer de Mama Ámate.

TE RECOMENDAMOS