play-off de ascenso

La final que no se juega en el Estadio

Los aficionados que no tengan la suerte de ir al Heliodoro llenarán bares y terrazas para ver la final por televisión
Los aficionados del CD Tenerife acudirán en masa a bares y terrazas para ver el partido contra el Girona. /Fran Pallero
Los aficionados del CD Tenerife acudirán en masa a bares y terrazas para ver el partido contra el Girona. /Fran Pallero

Los bares y terrazas de la isla volverán a vivir este domingo el bullicio de los aficionados blanquiazules que se agolparán sobre la televisión para ver el desenlace final del play-off de ascenso que van a disputar, a partir de las 20.00 horas, el CD Tenerife y el Girona CF. Los menos noveleros y más pudientes verán el partido en sus domicilios acompañados por familiares y amigos.

También la Televisión Canaria estará presente con todos los pormenores de un partido que tendrá a toda Canarias pegada al televisor. La mayoría con el deseo de que el Tete suba a Primera, y algunos otros deseando el triunfo del Girona, y que el representativo les siga acompañando una temporada más en LaLiga SmartBank.

Desde que arrancó el play-off, bares y terrazas de todos los rincones de la isla han sido un hervidero. Los dos dramáticos e históricos derbis ante la UD Las Palmas reunió a una gran cantidad de seguidores del CD Tenerife, que celebraron por todo lo alto la clasificación del representativo.

Con las imágenes que emitió Televisión Canaria se demostró que no hace falta estar in situ en el Estadio para vivir con toda la pasión el sentimiento blanquiazul. Cervezas van, cervezas vienen, bocatas van, bocatas vienen, gritos, exclamaciones…y la hostelería haciendo su particular agosto en el antes, durante y después del partido.

Tres cuartos de lo mismo sucedió en el choque jugado el pasado sábado en Montilivi donde el CD Tenerife afrontaba el primer asalto a su quinto ascenso de la historia. Muchos fueron los aficionados que se dieron cita nuevamente para ver, sufrir y disfrutar del buen resultado que cosechó el representativo ante el Girona.

El Tenerife, que contará con el total apoyo de sus aficionados en el estadio Heliodoro Rodríguez López, también lo tendrá del resto de la población de la isla, que los llevará en volandas para lograr el ansiado objetivo, y que la madrugada del domingo sea interminable por las celebraciones en la capitalina Plaza de España.

Arranca la cuenta atrás para vivir un domingo de pasión en una Isla, golpeada por la epidemia hace poco tiempo, y que ya se merece una alegría para el cuerpo.

Es evidente que si el Tenerife asciende, los Carnavales, que arrancan en la calle, serán aún más celebrados y disfrutados. El domingo habrá otra final, la que no se juega en el Heliodoro Rodríguez López.

TE RECOMENDAMOS