nacional

Tiroteo mortal en Madrid: el marqués Fernando González mata a su mujer, a una amiga y se suicida

Fernando González de Castejón era conocido en el vecindario por sus salidas nocturnas, escopeta en mano, a pegar tiros en un patio interior de su bloque
Tiroteo mortal en Madrid: el marqués Fernando González mata a su mujer, a una amiga y se suicida

Los vecinos le recuerdan como “El Marqués”, apodo ficticio, título real. Al filo de las 10.00 de la mañana un grupo de agentes de la Policía Nacional lo encontraron muerto en su casa, un primer piso en el 205 de la calle Serrano, en el centro de Madrid, tirado en el suelo sobre un charco de sangre.

En la habitación de al lado estaban su pareja y una amiga de esta, muertas por arma de fuego. Fuentes cercanas a la familia han confirmado a EL ESPAÑOL que se trata de Fernando González de Castejón y Jordán de Urríes (Madrid, 1969), conde de Atarés y marqués de Perijá.

Según las primeras hipótesis que manejan los agentes que indagan en el caso, tal y como confirman a este periódico fuentes próximas a la investigación, es que el noble habría cometido el tiroteo mortal en Madrid: un doble asesinato para luego suicidarse con el arma del crimen, una escopeta de caza con la que solía disparar en un patio interior del bloque de vecinos.

Muchos de los inquilinos del bloque vivían asustados. Sabían que el marqués era un hombre complicado, iracundo, que incluso amenazó con “matar a tiros” al perro de una de sus vecinas.

“Estaba loco, sobre todo después de la pandemia se le veía peor”, comenta a EL ESPAÑOL un residente del mismo inmueble. Durante los meses de confinamiento eran constantes sus salidas al balcón con la bandera franquista, los tiroteos de medianoche contra un bidón comunitario y los gritos contra su vecina de arriba, a la que acusaba de manchar los cuadros de Picasso que decía tener en su salón. 

Después, todo empezó a escalar. Según sus vecinos era frecuente encontrarlo deambulando por el barrio, insultando a las mujeres que paseaban por las cercanías y cantando el Cara el Sol en las reuniones de la comunidad. Esta mañana le escucharon gritar y llamaron a la Policía.

Una vez han conseguido acceder al edificio, los agentes tiraron la puerta abajo de la vivienda y se encontraron a las 10.00 horas con los tres cadáveres y un reguero de sangre, aunque no descartan que las muertes se produjeran ayer de madrugada, cuando se escucharon los primeros gritos en el domicilio. La hija del matrimonio se encontraba en Francia de vacaciones.

Tiroteo mortal en Madrid

En torno a las diez de la mañana, aseguran fuentes cercanas a la investigación, los agentes de la sala del 091 de la Policía Nacional recibieron una llamada de una vecina de ese edificio. La mujer aseguraba que a través del patio se podía observar un cadáver tendido en el suelo, en el interior de la vivienda, a través de una de las ventanas de la casa. 

Hasta el lugar acudieron los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) acompañados del Grupo V de Homicidios de la Brigada de Policía Judicial y efectivos de Policía Científica. Dentro de la casa encuentran al varón muerto en el salón, donde también había una mujer de 70 años. Junto al hombre hallaron un arma de fuego. 

En la cocina localizaron a una tercera persona sin vida, la mujer de 44 años que sería la pareja del marqués. Todos ellos presentaban heridas por arma de fuego. Hasta el lugar también se desplazaron, comisionados por Policía Nacional, una unidad médica del Summa de la Comunidad de Madrid. Los facultativos médicos simplemente certificaron el óbito de las tres personas sin manipular los cadáveres, según un portavoz de Emergencias de la Comunidad de Madrid.

Vecinos atemorizados

En declaraciones a los medios de comunicación tras el hallazgo, uno de los vecinos, que llevaba solo un año viviendo en ese inmueble del barrio de Salamanca junto a su novio, ha confirmado que efectivamente que el hombre fallecido habría tenido problemas con otros residentes.  “Ya ha venido la Policía más veces por aquí. Ha tenido discusiones con otros vecinos”, añadía.

En su declaración, también apunta la posibilidad de que las muertes se produjeran anoche y no esta mañana, porque a la 1 de la madrugada oyeron “un montón de ruidos, como cuando se cae una cosa muy pesada al suelo”. Sería otra vecina la que habría advertido de los cadáveres tirados en el suelo la que habría llamado a las 10 horas de este lunes a la Policía Nacional.

Aunque se desconocen todavía las causas del suceso, la principal hipótesis es la de un presunto doble homicidio y luego el suicido del supuesto autor del crimen.

TE RECOMENDAMOS