la laguna

Bienestar Social ofrece campamentos de verano gratuitos para 150 niñas y niños de La Laguna

El programa se desarrollará, durante dos meses, en distintos pueblos y barrios para facilitar la conciliación laboral de las familias con escasos recursos
Bienestar Social ofrece campamentos de verano gratuitos para 150 niñas y niños de La Laguna
Bienestar Social ofrece campamentos de verano gratuitos para 150 niñas y niños de La Laguna. DA

El Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de La Laguna organiza este verano varios campamentos urbanos para niños y niñas, una iniciativa que ofrece 150 plazas gratuitas durante dos meses para garantizar la cobertura de las necesidades educativas y básicas y facilitar la conciliación laboral de las familias con escasos recursos económicos. La iniciativa, que comenzará el 4 de julio y se desarrollará en diferentes puntos de la localidad, cuenta con la colaboración de la Concejalía de Educación de La Laguna, de cuatro centros educativos y de una entidad social lagunera.

El concejal de Bienestar Social, Rubens Ascanio, el edil de Educación, José Juan Gavilán, y la representante de la Asociación para el Desarrollo Integral de las Mujeres Mercedes Machado, Ángela Martín, explicaron ayer todos los detalles de esta nueva edición, que aumenta a cinco sus sedes para llegar al mayor número de familias y de zonas posibles y que, hasta el 26 de agosto, ofrecerá talleres educativos, alimentación saludable, espacios lúdico-deportivos y acciones en materias como la salud, el consumo responsable o la reducción de las desigualdades.

Este año participan los CEIP Punta del Hidalgo, en el Nordeste; Aguere, en el casco; Ángeles Bermejo, en La Cuesta, y San Luis Gonzaga, en Taco. Además, este año se complementará con una iniciativa nueva, una escuela de verano que se desarrollará en colaboración con la Asociación Mercedes Machado, de San Miguel de Chimisay, y que dará idéntica cobertura para las zonas de Los Andenes, El Cardonal y Las Chumberas.

Rubens Ascanio destacó “la colaboración, esfuerzo y compromiso de toda la comunidad educativa y de los equipos técnicos de la Unidad municipal de Infancia y Familia para atender a aquellas familias que más lo necesitan en este momento” y, especialmente, la implicación de la Asociación Mercedes Machado, que comparte “nuestra preocupación y esfuerzo para seguir dando respuesta a una realidad que recogen todas las estadísticas asistenciales del Área: la desigualdad de género en el ámbito social y que son las mujeres las principales encargadas de encontrar apoyos para las necesidades de sus familias”.

Ascanio explicó que este servicio estival “refuerza también, por tanto, las actividades y acciones que estamos desarrollando con el tercer sector y con recursos propios para apoyar a las familias monomarentales sin redes de apoyo, y se complementa con los programas ya presentados por el Área de Deportes, con los campus deportivos y adaptados”.

José Juan Gavilán agradeció a los centros educativos “su implicación y apoyo a este servicio, que no solo ofrece actividades educativas, de ocio, deportivas y saludables para los niños y niñas, sino que también nos permite ofrecer un respiro a las familias tras la finalización del curso escolar y continuar la formación en valores”.

Por su parte, Ángela Martín explicó los detalles de su participación en los campamentos de verano de este año con la iniciativa “Hasta que la participación se haga costumbre, un proyecto para contribuir a cubrir las necesidades de conciliación y avanzar hacia una sociedad igualitaria, ser un motor que dinamice esa participación ciudadana y ofrecer un centro lúdico y formativo donde los niños y las niñas puedan desarrollar sus capacidades de comunicación, sociabilización, creatividad y resolución de conflictos” que, además de los recursos del programa de Bienestar Social, incluirá talleres sobre inteligencia emocional e igualdad, así como apoyo escolar.

Cada centro recibirá diariamente, en horario de 08.00 a 14.00 horas, a 30 niños y niñas que cursen Primaria o último año de Infantil, con una amplia propuesta que incluye comedor y, en el caso del Nordeste, también transporte, y que busca favorecer, además, medidas de conciliación que contribuyan al desarrollo socioeconómico de las familias. En el caso de la escuela de verano en San Miguel de Chimisay, la iniciativa se amplía hasta los 13 años de edad y se distribuirá en dos grupos, de 7 a 9 y de 10 a 13 años, con actividades adaptadas.

TE RECOMENDAMOS