opinión

La importancia del canarismo en Madrid

A final del pasado mes de junio, Pedro Quevedo cerró su más reciente etapa como electo por la circunscripción de Las Palmas en el Congreso de los Diputados. Lo hizo cediendo su escaño en cumplimiento de los tiempos establecidos en los acuerdos suscritos por Nueva Canarias con CC para concurrir conjuntamente a los comicios generales de noviembre de 2019. Y, sobre todo, lo llevó a cabo pudiendo hacer un indiscutible balance positivo de la intensa y rigurosa actividad desplegada en las Cortes, traducida en importantes logros para Canarias en distintos Presupuestos Generales del Estado (PGE), así como en sustanciales avances en el impulso a nuestro autogobierno, en el reconocimiento de nuestras especificidades y en el desarrollo de la Agenda canaria con el Estado. Con una eficacia exponencialmente por encima de la correspondiente a un solo escaño entre 350, fruto no solo del trabajo, sino de la experiencia y la consiguiente habilidad parlamentaria.

Al dejar ahora su escaño cierra un ciclo político en el que cumplió fielmente con el programa con el que se presentó ante los ciudadanos y ciudadanas, que fue su compromiso por escrito, no papel mojado. Confirmando, además, que tiene mucho sentido la actividad política, desde las justas reclamaciones, el diálogo permanente y la negociación sin aspavientos ni maximalismos que suelen resultar tan espectaculares como estériles. Y, asimismo, reafirmando que resulta vital para nuestra comunidad la presencia de organizaciones canaristas en todos los ámbitos institucionales. Lo que hemos venido caracterizando como el voto útil canario, eficaz y transformador. Necesario siempre para evitar el desconocimiento, los olvidos, las incomprensiones y los incumplimientos por parte de las fuerzas políticas estatalistas de derechas o de izquierdas. Imprescindible para seguir construyendo una Canarias con mayor sostenibilidad y equidad para toda la población, a veces, incluso en contra de las fuerzas que sustentan al Gobierno estatal.

No es nada fácil trabajar prácticamente en solitario en una Cámara con 350 escaños, pese al apoyo que siempre le ha prestado su partido. No es nada fácil hacerlo desde el grupo mixto que limita los tiempos de intervención y, asimismo, la presentación de iniciativas. En medio de fuertes grupos parlamentarios que disponen de muchos más recursos humanos y acaparan la atención mediática; y a los que hay que atraer y convencer para que salgan adelante las propuestas canaristas.

Sin embargo, en dos etapas bien distintas, la primera con el conservador Mariano Rajoy al frente del Ejecutivo y la segunda con el socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, Quevedo desarrolló una tarea determinante en cumplimiento del programa con el que se presentó a las elecciones y que se salda con más que fructíferos resultados para esta tierra y para su gente. En la primera etapa fue considerado el diputado 176 (el mínimo para la mayoría absoluta en la Cámara Baja), el que podía desbloquear unos presupuestos que carecían de alternativa, salvo su prórroga que hubiese dañado gravemente a las corporaciones locales y a las comunidades autónomas, así como al conjunto de la ciudadanía. Esa ventana de oportunidad permitió, tras una negociación dura, obtener enormes beneficios para las Islas. En las cuentas públicas y, también, en la aprobación de las reformas del Estatuto de Autonomía y del REF económico.

Nueva Canarias concurrió a las elecciones generales en 2015 y 2016 en alianza con el PSOE. Y nuestro diputado, Pedro Quevedo, fue clave para aprobar los Presupuestos Generales del Estado de 2017 y 2018. Canarias salió muy beneficiada en esas cuentas públicas. Especialmente, al lograr la separación de los recursos del REF de los de que corresponden a la financiación autonómica, lo que posibilitó que en 2019 Canarias contara con 600 millones de euros adicionales para sanidad, educación y dependencia. Se corregía así el grave error cometido por CC y por los partidos estatalistas en la financiación autonómica aprobada en 2009, que nos hizo perder casi 6.000 millones en una década.

el 75%

También constituye un éxito el incremento de la subvención al transporte de pasajeros, que pasó del 50% al 75%. Primero, en los PGE para 2017, en los viajes aéreos y marítimos interinsulares, y después, en los de 2018, ampliándolo a los de Canarias con el resto del Estado. Medida que no es privilegio alguno: simplemente nos acerca a las circunstancias de movilidad que tienen los ciudadanos y las ciudadanas del territorio continental del Estado. Así como con el 100% en el transporte de mercancías, beneficiando a nuestra industria y al sector primario del Archipiélago. Logrando que el Gobierno central abonara el 100% del POSEI adicional. La aprobación del plan contra la pobreza. Junto a otras conquistas en I+D+i, energías renovables o apoyo al sector audiovisual. Sin olvidar la recuperación de los convenios de carreteras, empleo o infraestructuras educativas. Plan contra la pobreza

Pero, además, Nueva Canarias aprovechó el valor del voto 176 para establecer una negociación rigurosa que ayudó a desbloquear la reforma del Estatuto, los cambios en el sistema electoral canario o la aprobación del nuevo REF económico. Asuntos que se encontraban completamente estancados, olvidados en alguna gaveta, por desinterés estatal o por frenazo de alguna fuerza política canaria a los imprescindibles cambios en el modelo electoral tras tres décadas de provisionalidad.

En las elecciones generales de noviembre de 2019 Quevedo encabezó la plancha por Las Palmas en la concurrencia entre NC y CC. NC, que ya había apoyado la moción de censura que llevó a Sánchez a la Presidencia en 2018, estableció en esta ocasión un acuerdo de investidura con el PSOE, votando a su candidato a la Presidencia y firmando una agenda canaria de la que se ha cumplido buena parte, pero de la que quedan algunos asuntos por desarrollar; desde NC exigimos el estricto cumplimiento de lo acordado, aun cuando ya hemos cedido el escaño, porque se trata de cumplir lo firmado y porque en Canarias formamos parte de un pacto de gobierno en el que también está el PSOE. Entre otros asuntos, están pendientes el cierre definitivo del contencioso sobre carreteras, a la espera de la firma de la adenda al acuerdo vigente y de la disposición 153 de la ley de presupuestos, o distintos flecos en torno al REF.

Logramos que en los presupuestos del 2021 y 2022 se cumpliera con la financiación de todos los programas económicos del REF y, asimismo, que Canarias estuviera por encima de la inversión media de las comunidades de régimen común. Unas cuentas públicas estatales que también valoramos por suponer una respuesta anticíclica a la crisis, abordando la recuperación desde el apoyo a familias, autónomos, empresas y trabajadores y trabajadoras. Como a lo largo de la legislatura apoyamos el conjunto de medidas y leyes progresistas en educación o sanidad, los ERTE, el Ingreso Mínimo Vital (IMV) o los incrementos en las pensiones y en el salario mínimo. O los 24.000 millones en fondos para afrontar la COVID.

Y hemos discrepado en distintos temas muy relevantes: el giro del Gobierno español respecto al Sahara, sin apoyo parlamentario y sin cumplir con la legalidad internacional; las políticas migratorias y, especialmente, la falta de solidaridad con Canarias respecto a los menores no acompañados; o los intentos de colar las regasificadoras en las Islas en el decreto de medidas urgentes para responder a las consecuencias económicas y sociales de la guerra de Ucrania.

El fructífero trabajo desarrollado por Pedro Quevedo en el Congreso de los Diputados confirma la necesidad de la centralidad de la política, sabiendo negociar y establecer acuerdos con los gobiernos del Estado de uno u otro signo. Así como el valor de la imprescindible presencia de fuerzas canaristas que realicen un permanente seguimiento y reivindicación de los intereses de las Islas en el ámbito estatal. Nuestra comunidad siempre precisará de voces propias, de estricta obediencia canaria, que la defiendan consecuentemente frente a silencios sometidos a la disciplina centralista. Voces como la de Pedro Quevedo en estos años; con dedicación, sólidos argumentos y más que evidentes resultados.

TE RECOMENDAMOS