violencia machista

Asesinato de Abigail: grito de “rabia” para que el silencio “no sea una respuesta”

Las instituciones y la sociedad reaccionan con determinación al asesinato de Abigail en una céntrica calle de Santa Cruz

A las concentraciones de repulsa convocadas para el sábado por los ayuntamientos de Santa Cruz y La Laguna ante la segunda muerte de una mujer este año en Tenerife como consecuencia de la violencia machista (la número 26 en España) siguieron ayer otras. En la capital grancanaria, el presidente del Gobierno autonómico, Ángel Víctor Torres, y la consejera de Igualdad, Noemí Santana, encabezaron el acto de rechazo y condena por el asesinato de Abigail González, ocurrido el viernes. La directora del Instituto Canario de Igualdad (ICI), Kika Fumero, hizo lo propio en la sede tinerfeña.

Con este crimen, ya son 100 los feminicidios por violencia de género confirmados en Canarias desde 2003, cuando se inició el cómputo oficial y de acuerdo a la ley 16/2003, de 8 de abril, de Prevención y Protección Integral de las Mujeres contra la Violencia de Género de Canarias, que también contempla los asesinatos machistas fuera del ámbito de la pareja o expareja.

Una vez más, con la lectura del manifiesto, se invocó la lucha cotidiana contra esta lacra para que “el silencio nunca más vuelva a ser la respuesta” ante un caso semejante: “Diríamos que dos mujeres han sido asesinadas en lo que va de año en Canarias, pero en realidad son ya 100 vidas de mujeres y 8 niños y niñas que el machismo nos ha arrebatado desde el año 2003. En este sentido, el Gobierno de Canarias ha tomado la decisión de no poner el contador a cero al comenzar el año y seguir nombrando a cada una de las víctimas de violencia machista, mujeres y menores, pues lo contrario sería invisibilización y olvido. El papel de las instituciones es importante en la búsqueda de una sociedad igualitaria y justa. Una desigualdad estructural necesita de medidas estructurales para ser subvertida, políticas públicas que en colaboración y consonancia con todos los agentes sociales, transformen gradual pero firmemente este mundo, hasta convertirlo en un lugar donde el simple hecho de ser mujer no constituya un peligro de muerte. Confirmamos a las mujeres en situación de violencia, y a la sociedad en su conjunto, que seguiremos enfocando nuestro esfuerzo en tomar medidas efectivas contra la violencia de género, así como en incidir en cambios profundos que nos encaminen hacia la erradicación de la violencia machista, para que algún día podamos decir que el machismo, la violencia contra las mujeres y la vulneración de sus derechos, son cosas del pasado. Ni un feminicidio más. Ni una más. Ni una menos”.

El delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, apuntó que no constan denuncias de la mujer: “Lamentablemente, esta era una víctima que no tenía antecedentes de denuncia a su expareja, una terrible desgracia que tenemos que condenar toda la sociedad. Es un mal que se va a seguir padeciendo hasta que no se logre ese cambio de mentalidad”. Mientras, remachó, “habrá que desplegar todos los recursos posibles para proteger a las víctimas”.

A las puertas del Cabildo, donde se guardó un minuto de “rabia y de grito”, la consejera de Acción Social de la Corporación insular, Marián Franquet, denunció que todavía “se cuestionen las políticas destinadas a proteger a las mujeres”. Franquet abogó por continuar trabajando para que esto no vuelva a suceder mediante la educación, aunque admitió la dificultad debido a “siglos de terrorismo machista”.

Luego, a partir de las siete de la tarde, se desarrollaron sendas concentraciones promovidas por el Foro contra la Violencia de Género, en la plaza de la Candelaria y, a instancia de la Red Feminista de Gran Canaria, frente al parque de San Telmo.
A través de Twitter, Pedro Sánchez expresó su pesar a la familia de la víctima y la firmeza de su Gobierno en la lucha contra la violencia machista: “Tenía 34 años, murió por las puñaladas que su expareja le asestó en pleno centro de Santa Cruz de Tenerife”.

En estas circunstancias, el Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes del Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife se activó nada más conocerse el trágico episodio. Seis profesionales prestan atención a familiares de la víctima y del agresor. Las dos familias estaban unidas a raíz de la relación de sus respectivos hijos desde hacía 20 años. También se ofreció asistencia psicológica a trabajadores del supermercado cercano al lugar donde ocurrió el violento acto. Asimismo, psicólogos del Gipec acudieron al oficio religioso y el sepelio de la joven.

Dos horas después del suceso, al autor del crimen lo detuvieron en su domicilio agentes de la Policía Nacional y de la Local, sin que opusiera resistencia. La mujer no murió en el acto: fue auxiliada en el lugar por personal del SUC y por un médico y un enfermero del centro de salud Doctor Guigou, antes de ser trasladada al hospital de la Candelaria, donde falleció al poco tiempo.

TE RECOMENDAMOS