sociedad

Alarmados por Guatafac, el juego sexual que se vende en librerías

Es el juego de mesa número 1 en ventas de Amazon; la marca dice que retirarán las cartas ofensivas
Los padres, alarmados por Guatafac, el juego sexual que se vende en librerías

Irene fue a la papelería que está frente al colegio de su hija, buscando un regalo para otra niña, cuando se fijó en el escaparate: entre el último juego de Harry Potter y un clásico infantil como Palabrea se colaba otro que le llamó la atención. Una caja blanca toda, pequeñita; un despertador, un cactus, un refresco con pajita dibujada con palitos, un altavoz, una bombilla y una palabra en el centro: Guatafac. El diseño es desenfadado como el verano de los niños. Pero Irene sabía algo que la cajita no decía: dentro hay un montón de cartas de contenido sexual.

“Lo diabólico del juego es que se vende en tiendas habituales como si fuese un juego de cartas normal y corriente. Cuando lo promocionan no te ponen las cartas donde hablan de ‘Prostituir a tu abuela’ o ‘Cita los atributos exuberantes de tu madre’, ponen las cosas más ‘light’. Hay algunas cartas simplemente de bromas pesadas y por eso pasan el filtro, pero el problema viene cuando abres el juego y descubres lo que venden realmente”, explica a EL ESPAÑOL Laura Isabel Gómez, técnica de igualdad y trabajadora en la Asociación para la Salud Integral del Enfermo Mental (ASIEM).

Por otro lado, Guatafac ha sido recomendado por algunos de los principales medios españoles. Algunas revistas lo han incluido entre los “Ocho juegos divertidos para toda la familia”. Cristina Pedroche, Valeria Ros, Marta Torné y Lorena Castell han jugado varias veces en directo en el programa Zapeando de La Sexta. Por si fuera poco el éxito, es el juego de mesa número 1 en ventas de Amazon, con más de 3.600 reseñas de 5 estrellas. 

¿Dónde está entonces el problema con el juego? ¿Su contenido es sexual e inapropiado para menores o se trata simplemente de humor negro? ¿Tienen realmente motivos para quejarse las madres y asociaciones feministas que han alertado de que es peligroso que Guatafac esté al alcance de sus hijos? En EL ESPAÑOL nos hemos hecho con un ejemplar del juego -que, efectivamente, se puede comprar con total facilidad en librerías o cualquier gran superficie– y esto es lo que nos hemos encontrado.

Algunas de las preguntas de Guatafac

Guatafac: un juego “de fiesta”

Guatafac se anuncia como un “juego de fiesta, a partir de 16 años, para jugar trío o más o de entre 15 y 60 minutos de duración”. Fue creado en 2019 por Antonio y Pablo, que en aquel momento estudiaban un máster de comercio internacional. En España la editorial es La Caja, sucursal de la francesa ATM Gaming, y lo distribuye Asmodee, otro gigante del sector. Cuesta 29,95 euros.

Las reglas son sencillas. Hay 480 cartas: 400 corresponden a los enunciados de las pruebas, a las que el jugador deberá contestar en 8 segundos, y 80 cartas especiales con otro tipo de pruebas. El jugador con el “cociente intelectual más bajo” es el “Maestro Guatafac” y ejerce como una suerte de moderador. Gana el primero en llegar a siete puntos.

Además, avisan de que “este juego es un simple pasatiempo de humor cuyas cartas han sido diseñadas con el único propósito de que os divirtáisNo existe orientación política o ideológica“. En caso de que alguna pregunta resulte ofensiva, instan a que, “antes de gritarlo por ahí a los cuatro vientos, danos la oportunidad de arreglarlo”.

Se consideran un juego ‘friendly’ con lo ecológico y lo social. Por ello, está diseñado en España e impreso en Europa, en papel ecoresponsable, y destinan el 1% de los beneficios a obras benéficas, concretamente a la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER). En definitiva, conocen bien el manual de responsabilidad social corporativa.

Bella Castillo, responsable de prensa de Guatafac, desmiente las informaciones de que FEDER había roto relaciones con la marca tras el aviso sobre el contenido del juego que el diario La República le había dado a la asociación. “Lo de FEDER no es cierto, tenemos muy buena relación con ellos, aunque puede ser que seamos nosotros quienes ahora escojamos otra causa a la que donar el 1%“, dice Castillo en conversación con EL ESPAÑOL.

No obstante, sí confirma que, tal y como ha podido saber este diario, El País rompió con ellos: “Tuvimos un pequeño problemilla y nos dijeron que quitásemos su logo de nuestras comunicaciones“. ¿Por qué pasa esto si es, como aseguran desde Guatafac, un juego cuya única misión es “que la gente pase un buen rato”?

EL ESPAÑOL ha analizado las 480 cartas. Dejando a un lado las 80 especiales, que no se corresponden con ninguna pregunta específica, entre las 400 restantes se puede apreciar que 180 tienen claras connotaciones sexuales. Es decir, casi la mitad (el 45%) del juego tiene un tinte sexual. 

Contenido sexual

No todas las cartas, claro, tienen el mismo nivel de explicitud o brusquedad: desde “Cita o haz mímica de tres posiciones del Kamasutra” o “Da tres razones para ponerle un condón a un pepino” hasta “Cita tres métodos anticonceptivos tan efectivos como el bukkake”

Para Miren de la Torre, profesora de secundaria y miembro de Docentes Feministas por la Coeducación (DoFemCo), el contenido del juego afecta a la coeducación en igualdad porque “hay familiaridad con el lenguaje que utiliza la pornografía”. De la Torre hace referencia a “varios ejemplos muy desagradables, como ‘tirarte a tu madre’ o ‘drogar a una amiga'”.

Desde Guatafac entonan el ‘mea culpa’: “Las cartas de las que se están quejando son pertenecientes a versiones anteriores del juego, no a la actual. Reconocemos nuestro error y que muchas de esas cartas están fuera de lugar. Hemos cambiado, tenemos en cuenta las opiniones de los usuarios y estamos cambiando. Nos disculpamos“, afirma Bella Castillo.

Si bien es cierto que los ejemplos citados por De la Torre ya no aparecen en la versión actual del juego que ha adquirido este periódico, sigue habiendo al menos una treintena de cartas que reproducen dinámicas sexo afectivas potencialmente problemáticas para los menores.

TE RECOMENDAMOS