la palma

Para Involcan, los niveles de CO2 en Puerto Naos “son letales”

El estudio realizado el jueves en plantas bajas y garajes alcanza hasta el 40% en dióxido de carbono y el IGN también corrobora que “no parece tener una solución a corto plazo”
Para Involcan, los niveles de CO2 en Puerto Naos “son letales”
Para Involcan, los niveles de CO2 en Puerto Naos “son letales”. | Involcan

El personal del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) realizó, durante la jornada del jueves, medidas de la concentración de dióxido de carbono (CO2) y oxígeno (O2) en plantas bajas y garajes de Puerto Naos, en el municipio de Los Llanos de Aridane. “Se ha medido hasta un 40% de CO2 y un 12% de O2 en garajes, y un 20% de CO2 y un 18% de O2 en plantas bajas”, indicó ayer Involcan en Twitter. “Estos niveles de CO2 son letales“, añadió.

El lunes pasado, el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata, manifestó que entiende perfectamente la desesperación de los vecinos de La Bombilla y Puerto Naos por no poder regresar a sus casas casi un año después de la erupción volcánica, pero subrayó que los gases que emanan en la zona son mortales.

La semana pasada dos vecinos de Puerto Naos se saltaron el perímetro de seguridad y resultaron afectados con mareos por la alta concentración de dióxido de carbono y Hernández Zapata ha pedido responsabilidad a las personas porque esto es “un trabajo de todos”.

No obstante, el Plan Insular de Emergencias de La Palma (Peinpal) baraja la opción de acotar una parte del núcleo de Puerto Naos, en concreto la zona de Los Lajones, donde se permite el acceso los domingos durante horas para labores de limpieza, y que puedan regresar los vecinos a sus viviendas.

El presidente del Cabildo señala a Efe que en esa zona de Los Lajones, que según calcula aglutina en torno a un tercio de las viviendas de Puerto Naos, se están instalando medidores de gases.

Todo ello “para ver si de alguna manera, vallando la zona, acotándola perfectamente, para que no se pueda acceder a otras y evitar peligros innecesarios, valorar qué posibilidades hay en los próximos meses de abrirla”. La idea, abunda Hernández Zapata, es que esos medidores de CO2, “cuando se superen ciertos niveles, den la alarma para proceder a desalojar esa zona”.

El problema de la emisión difusa de CO2 en La Bombilla y Puerto Naos no parece tener una solución a corto plazo. Stavros Meletlidis, vulcanólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN), lo corrobora en declaraciones a Efe: “Estimar el tiempo o qué proceso será necesario para que cese es imposible”.

TE PUEDE INTERESAR