la palma

Dos periodistas tras los pasos de San Mao en La Palma: “Gracias por compartir tus aventuras”

El estadounidense Jacob Krushner y la china Kang-Chun Cheng visitan la Isla Bonita para conocer su vínculo con la escritora taiwanesa

Seis meses. Es el escaso tiempo que permaneció en La Palma una de las escritoras asiáticas más laureadas, Chen Ping -más conocida como San Mao-, pero suficiente para marcarla de por vida. En septiembre de 1979, su marido, José María Quero, murió ahogado en la costa de Barlovento, dejando un enorme vacío en el corazón de la taiwanesa que jamás pudo llenar. Gracias a la apuesta de las exconsejeras insulares de Cultura y Turismo María Victoria Hernández y Alicia Vanoostende, respectivamente, la Isla Bonita cuenta con elementos que recuerdan el paso de la artista y que, de hecho, atraen a turistas de todo el mundo, especialmente de China.

Una de las últimas visitas motivadas por este reclamo la protagonizaron el periodista estadounidense Jacob Krushner y la fotógrafa china Kang-Chun Cheng, quienes se desplazaron a la Isla el pasado jueves desde Kenia, donde están radicados habitualmente, para seguir los pasos de San Mao. Así, acudieron, a instancias de Jessica Chen, sobrina de la escritora, a algunos de los enclaves donde la pareja vivió sus últimos años juntos, hasta el trágico desenlace. Entre ellos, al cementerio de Santa Cruz de La Palma, lugar en el que descansan los restos mortales de Quero y al que asisten centenares de personas cada año para depositar sus dedicatorias.

“Querida San Mao. Acabamos de viajar al Sáhara para ver donde ustedes vivieron allá. Gracias por tu escritura y por haber compartido tus aventuras con nosotros. Que descanses en paz”. Ese es el texto que el norteamericano dejó junto al nicho del buzo español. A sus palabras se suman las de Kang-Chun, que puso en valor el legado de la taiwanesa a nivel internacional: “Tu historia es bastante nueva para mí, pero ya se ha convertido en una poderosa fuerza. Es muy inspirador cómo influye en el mundo y en mi propia vida”.

PRODUCTO TURÍSTICO

El viaje de estos dos profesionales de la comunicación no constituye sino un síntoma más del interés que la historia de San Mao despierta en distintas latitudes. Es más, desde que hace dos legislaturas se le diese un impulso a esta historia como producto turístico, no han sido pocos los admiradores de la escritora que se han trasladado a la Isla, donde cuentan con una guía específica que permite reconstruir la estancia de Chen Ping y José María Quero.

En dicho mapa, disponible en las oficinas de turismo, se describe la vida de ambos en la sociedad palmera de finales de los años 70. Se invita, además, a realizar “un recorrido que San Mao describió especialmente en su libro Diarios de las Canarias, pero que también sobrevive aún en el recuerdo de quienes la conocieron y compartieron su vida con ella”.

El itinerario arranca en el 306 de los Apartamentos Rocamar, inmueble que “fue el hogar del matrimonio Quero-Chen”, para luego recalar en el Castillo de Santa Catalina, enclave ubicado frente al bar Boxes de Santa Cruz, que San Mao frecuentaba. “El antiguo convento franciscano, convertido en Museo Insular”, es la tercera parada de este tour, puesto que alberga una exposición permanente sobre la literata. Y en cuarto lugar, se halla la calle Anselmo Pérez de Brito, que acogía la oficina de la empresa que contrató al malogrado buzo.

Posteriormente, el visitante puede trasladarse a los Balcones en flor, “rincón singular frente al mar” que “formaba parte de la vida diaria” de la pareja, o al mercado de abastos, donde compraban los insumos. La segunda mitad de la ruta la conforman: la Plaza de España, en la que la taiwanesa jugaba con los hijos de sus amigos; la Casa Emblemática Santo Domingo, que fue durante un corto periodo habitada por Quero; la Ermita de San Telmo, desde donde divisaban el mar; la vivienda Camacho-Cáceres, familia que se esmero en consolar a los allegados de José María; el cementerio municipal, y, por último, el edificio de Correos, punto exacto en el que San Mao se reunió con sus padres.

TE PUEDE INTERESAR