sucesos

Entra a robar en una finca en Tenerife y agrede con saña a una de las propietarias

El suceso se produjo en Alcalá, junto a Playa de San Juan, en el municipio de Guía de Isora; la víctima de la agresión se halla ingresada, fuera de peligro, en el Hospital de la Candelaria
Los hechos se produjeron en Alcalá en torno a las 5.00 horas de la madrugada de ayer sábado. / DA

Un robo en una casa de Guía de Isora, ubicada en el interior de una finca de plátanos, aguacates y otros frutales, se tradujo ayer en un episodio de inusitada violencia que tuvo como desenlace el ingreso de la víctima, una mujer de 52 años, en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (Hunsc). La mujer agredida se halla afortunadamente fuera de peligro, pese a los numerosos golpes que recibió del atacante, un individuo joven que se dio a la fuga a pie.

Los hechos ocurrieron sobre las 5.00 horas de la madrugada del sábado, explicaron a DIARIO DE AVISOS fuentes de la familia de la mujer atracada, quien se hallaba en la casa, en la localidad de Alcalá, cerca de Playa de San Juan, en la zona de Fonsalía, junto a su madre, de 85 años, que en esos momentos dormía.

La mujer había bajado a la cocina -en la planta inferior del inmueble, donde también hay un pequeño despacho- a tomar un café. Allí escuchó el ruido que provocó el asaltante tras salvar el muro que rodea la finca y acceder al jardín. Aún sin percatarse de lo que ocurría, el individuo, presumiblemente de origen extranjero, por su acento al hablar, ya estaba tras la puerta de la cocina y comenzó a golpear a la mujer, según sus familiares, mientras le pedía dinero.

De acuerdo con las primeras declaraciones de la víctima, trasladadas por su familia, la agredida y su agresor subieron al piso superior a buscar las llaves de la oficina, en la que se hallaba el dinero que este último reclamaba. Todos los indicios apuntan a que, una vez en posesión de las llaves, el delincuente forcejeó con la mujer en la escalera, e incluso pudo empujarla por ella, teniendo en cuenta la existencia de un rastro de sangre y que la baranda quedó prácticamente suelta.

Del mismo modo, en la cocina y en el despacho se observaban signos de desorden y de violencia, y también la presencia de sangre. Una vez consumado su delito, tras el robo de una cantidad económica que ayer aún no había sido cuantificada, el individuo huyó.

La madre de la mujer, al comprobar que su hija no estaba durmiendo, bajó a la cocina y se la encontró tirada en el suelo y rodeada de sangre. La agredida marcó en su móvil el número de teléfono de su hermano y fue la madre la que habló con él y lo alertó de lo sucedido. Su hijo, que justo frente al lugar de los hechos posee un centro de jardinería, bajó de su casa con celeridad y accedió a la vivienda de su familia acompañado de una de las personas que trabajan en su negocio.

Allí dio la alerta a las fuerzas policiales y también sanitarias. Una ambulancia trasladó a su hermana, con tres cortes en la cabeza y golpes en numerosas partes del cuerpo, a Hospiten Sur, aunque luego fue derivada al Hunsc. Hasta la finca se desplazaron, asimismo, efectivos de la Policía Local y la Guardia Civil, así como adscritos a la Policía Judicial.

En el relato del suceso a este periódico, los familiares de la mujer agredida no pudieron dejar de demandar más efectivos y recursos policiales, que contribuyan a erradicar la sensación de inseguridad que, aseveran, padece en la actualidad la población.

TE PUEDE INTERESAR