superconfidencial

Fútbol y matraca independentista

Laporta va a explotar, con esos pantalones que ya no encuentran lugar para ser sujetados, porque el estrés le ha provocado una barriga en forma elíptica. Laporta quiere hacer de lo de Negreira un caso de Estado, porque él cree, como los de la matraca independentista, que Cataluña es una nación. Cataluña no es nada sin España y no es una nación sino una comunidad autónoma española que debe más que Alemania después del juicio de Nüremberg. Harán de lo de Negreira un casus belli para llevarlo al terreno de la política, aunque estén cagados por lo de la UEFA. Pero no hay UEFA que valga, nadie va a descender a los culés a Segunda División, como pasó en Italia creo que con la Fiorentina, ni le va a quitar puntos para que el Madrid gane la Liga de esa forma, como ocurrió, también en Italia, con la Juventus. Pero ya cansa la matraca y cansa el Barcelona y cansa la minoría independentista de Cataluña, cogida con alfileres por Sánchez, que es muy listo pero que no tiene una vara mágica para arreglar esa repetida matraca, quitando guardias civiles, dejando al mínimo a la Policía Nacional, indultando a Dios y al diablo, cediendo gestiones propias del Estado y perdonando una deuda histórica que supera no sé cuántos PIB anuales catalanes. Que no se preocupen los culés que, a pesar de lo que diga Ceferín, que va a ser reelegido hoy o mañana presidente de la UEFA, al Barça no le ocurrirá nada porque alguien recibirá las llamadas oportunas. Para Sánchez, el Barça no puede convertirse en una cuestión de Estado en año electoral y con los independentistas -que son todos culés- agitados. Nada, pelillos a la mar y a no comprar más árbitros y a no regalarles más sandwicheras, que eso está feo.

TE PUEDE INTERESAR