tenerife

Seis playas abanderadas y otras tantas olvidadas en el Sur de Tenerife

Los Cristianos vuelve a recuperar la distinción azul cuatro años después; El Médano y La Arena, siguen penadas

Ver ondear una Bandera Azul en una playa garantiza la calidad del agua, los servicios y la seguridad, tres elementos claves para que te sea concedida esa distinción europea, donde España en líder por la cantidad y calidad de sus calas.

No obstante, hay playas, por su consideración de, entre comillas, salvajes, que están etiquetadas como las mejores de Canarias, Cofete en Fuerteventura o Diego Hernández en Tenerife, pero precisamente esa condición de virginidad le permiten optar a un premio donde prima la seguridad y la comodidad de los servicios, no solo la calidad de sus aguas, punto fundamental este para ver como playas tan reconocidas anteriormente como El Médano, en Granadilla, o La Arena, en Santiago del Teide, han perdido la Bandera Azul, por los vertidos incontrolados que se producen en su entorno.

En junio, en Canarias ondearán de nuevo 60 banderas azules, de las cuales 14 corresponderán a la isla de Tenerife, dos más que el año pasado y dos menos que en 2021. De esas 14, seis están situadas en el suroeste de la Isla, siendo Arona, con tres, la que más tiene en la isla, junto a La Laguna, con la misma cantidad por sus piscinas naturales.

Las seis playas del sur que este año volverán a lucir la distinción azul serán cinco que renuevan su condición (Las Vistas y El Camisón, en Arona; Torviscas y El Duque, en Adeje y La Jaquita, en Guía de Isora), sumándose en esta ocasión la playa de Los Cristianos, tras una profunda intervención en servicios y control del agua, a la que también le vino bien el parón de la pandemia, a pesar de crearse allí un santuario de mantelinas.

La ubicación de la playa de Los Cristianos, junto al muelle, suele complicar la concesión de esta Bandera Azul, a pesar de la calidad de los servicios que se prestan en ella. De esta forma, en los últimos años ha ido alternando algunos con o sin bandera. No obstante, en esta edición 2023 el trabajo municipal se ve recompensado nuevamente con esta enseña.

La empresa concesionaria de gestión del litoral de Arona cuenta con cinco vehículos que realizan un cribado en profundidad con un alto rendimiento, mejorando el método de recogida y limpieza, dejando las playas del municipio en las mejores condiciones posibles cada mañana.

Y en cuanto al servicio de seguridad litoral, además de mejorar los módulos de salvamento, este servicio cuenta en Arona con una plantilla de 17 socorristas fijos a lo largo de todo el año, siendo reforzada en los meses de verano (julio y agosto) con seis efectivos más, llegando a 23, para hacer frente al incremento de afluencia y también para realizar el servicio de baño adaptado durante los meses de julio y agosto en las playas de Los Cristianos y Las Galletas, servicio que se presta durante todo el año en la playa de Las Vistas.

Centrándonos en la playa de Los Cristianos, la recuperación de la Bandera Azul se debe entre otros motivos a las mejoras sustanciales realizadas en 2022: una zona de sombra con una pérgola de 60 metros cuadrados y su respectiva tarima, de 120 metros cuadrados, con pasarela. Al mismo tiempo, en verano cuenta con el servicio de baño asistido, con dos socorristas, dos vehículos anfibios y una grúa con capacidad para 175 kilos. Igualmente, a los baños ya existentes, se añadió un nuevo aseo, ubicado frente a la plaza de La Alpispa, el cual cuenta con aseo para mujeres, hombres y personas con movilidad reducida, así como un espacio habilitado para el servicio de salvamento. Además, el continuo control y análisis de la calidad del agua en una playa con puerto, ha sido vital para obtener la Bandera Azul.

Otros municipios

Si Arona presume de tres distinciones -El Camisón y Las Vistas, no tenían discusión- Adeje se tuvo que conformar nuevamente con dos (El Duque y Torviscas), playas de gestión privadas con excelentes servicios y buena calidad del agua, lo que no ocurre con Troya I y II, que comparte con Arona, por los vertidos que se han producido en el barranco que delimita los dos municipios. También siguen sin Bandera Azul las calas de Fañabé (desde 2017) y La Enrramada (desde 2021).

Guía de Isora vuelve a repetir con su playa y charcos de La Jaquita, en Alcalá, donde destaca la calidad del agua y los servicios gestionados por una empresa hotelera. Quien no puede presumir nuevamente de Bandera Azul es Santiago del Teide, que lo hizo nada menos que durante 32 años seguidos con la playa La Arena, la única con esos galardones hasta 2030, junto a Playa del Inglés en Maspalomas. Los vertidos en Puerto Santiago no le han permitido seguir manteniendo esa condición de “playa saludable”, pendiente de que finalmente el saneamiento en la zona sea el correcto, tras obras interminables.

Si esto ocurre en el suroeste, en el sureste todo está mucho peor. Granadilla, que llegó a tener hasta tres banderas azules, sigue sin ninguna, también por su mala calidad del agua, debido a vertidos incontrolados. Las playas de San Miguel, Arico, Fasnia (Los Roques), Güímar o Candelaria no pueden siquiera aspirar a tener la distinción europea porque sus servicios distan mucho de las mínimas condiciones exigidas.

El Médano, simbólica bandera negra por los vertidos

Una de las playas más concurridas de Tenerife, la de El Médano, vuelve a quedarse sin Bandera Azul -no lo hace desde 2018- y este caso le han puesto, simbólicamente, la Bandera Negra varios grupos ecologistas, por un grave y persistente vertido de aguas residuales sin depurar, que han tenido consecuencias graves en la salud de los bañistas y los ecosistemas locales, de tal guisa que en más de una ocasión ha tenido que ser cerrada al baño, tanto la playa Central como La Jaquita o La Tejita, playas que en su día lograron tener la Bandera Azul, que ahora está lejos de renovar, al menos hasta que no comience a funcionar, presumiblemente a finales de este año, la gran depuradora que se construye en Los Letrados (38 millones de euros) y la estación de tratamiento y bombeo de Ensenada-Pelada, y acabe con la contaminación. Concretamente en Granadilla no existe sistema de depuración: los residuos son vertidos al mar por emisarios no autorizados.

TE PUEDE INTERESAR