La Restinga: la Lampedusa atlántica

Un cayuco con 220 subsaharianos, todos en buen estado, incluido un bebé, llegó ayer tarde al muelle de La restinga. Norchi

Fernando Grande-Marlaska, el ministro del Interior del Gobierno de España, dijo hace unos días que El Hierro “no es Lampedusa”, pero viendo lo que lleva ocurriendo en las últimas semanas, y que se reflejó ayer mismo, nadie lo diría. La Isla del Meridiano es ahora mismo la Lampedusa atlántica, con sucesivas llegadas de subsaharianos al pequeño muelle de La Restinga, al sur de la Isla.

Ayer, de madrugada, arribó uno con solo 19 personas, pero a primer hora de la tarde llegaba otro nada menos que con 220 personas a bordo, entre ellas 16 mujeres, un bebé y un buen número de niños y menores, pendientes de identificar esa condición, fundamental para quedarse aquí o ser repatriados.

Mientras se escribe esta crónica, además, había un aviso de que otro cayuco senegalés, con unos 150 pasajeros, estaba camino de La Restinga. El flujo migratorio de la ruta sur (Senegal con Tenerife o El Hierro) no cesa, gracias, entre otras razones, a la bonanza de la mar -se extiende las calmas de septiembre octubre- y a la propia inestabilidad social y política en Senegal y Gambia, de donde proceden la mayoría de jóvenes veinteañeros que arriesgan durante cuatro o cinco días de travesía sus vidas para alcanzar un futuro mejor en España o Francia, decía alguno de ellos ayer a DIARIO DE AVISOS en el puerto mientras hacía un guiño de conocer a Pedri, futbolista tinerfeño.

Este cayuco era la cuarta embarcación que llegó ayer a las costas canarias tras otro con 19 migrantes que tocó tierra en El Hierro y dos pateras en Lanzarote, con otros 73 migrantes. Antes de que llegara el gran cayuco, y mientras en el mismo puerto una gran pala mecánica destruía la enorme embarcación que hace una semana transportó a 280 subsaharianos -récord hasta ahora-, desde la Consejería de Bienestar Social se comunicaba que 100 de los 269 menores que permanecían en distintos recursos en Valverde y Frontera eran trasladados a Tenerife, atendiendo así a la demanda del Cabildo de El Hierro, que, no obstante, insistía, según su presidente, Alpidio Armas, que la cantidad de menores acogidos superaba los 300.

Interior

Sobre este aspecto, el Ministerio del Interior perseveró ayer en defender su gestión por la crisis migratoria en Canarias y recordó, frente a las críticas del Gobierno de las Islas, que en El Hierro “todavía hay 291 menores no acompañados responsabilidad del Gobierno autonómico”.

Según detallaron fuentes de Interior, en la Isla del Meridiano solo había nueve migrantes mayores de edad a las 09.00 horas de ayer. El dato lo actualizó 24 horas después de que el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, tildara de “estupideces” las declaraciones de Fernando Grande-Marlaska, en las que defendió que en las Islas hay recursos suficientes para gestionar la llegada de migrantes irregulares. Interior defendió el trabajo de las Fuerzas de Seguridad del Estado y de las “administraciones implicadas”, así como el dispositivo puesto en marcha “con toda previsión por el Gobierno central que ha permitido la derivación inmediata de migrantes mayores de edad”. “En cambio”, añadieron las fuentes de Interior, “hoy permanecen todavía en El Hierro 291 menores no acompañados, responsabilidad del Gobierno autonómico”.

TE PUEDE INTERESAR