tenerife

El Cabildo de Tenerife plantea declarar la emergencia hídrica por sequía

La Corporación insular anuncia, en el marco de una reunión con organizaciones agrarias, que impulsará 14 medidas para mitigar los efectos de la escasez extrema de agua en el campo

El Cabildo de Tenerife plantea declarar la emergencia hídrica por sequía extrema en la Isla. Tras una reunión con organizaciones agrarias para abordar el problema y de cara a un verano “muy difícil”, el vicepresidente insular, Lope Afonso, indicó que se está trabajando en la declaración de emergencia por sequía extrema, pero apeló a la “prudencia para poder alumbrar lo más rápido posible ese acuerdo definitivo”, ya que es “un expediente complejo, que requiere de informes y análisis jurídicos sosegados”, argumentó.

Además, añadió Afonso, “sin descartar que entronque con otros aspectos que también tienen que ver con el problema general del agua que tenemos en la Isla, con lo que podría darse la situación de que esa declaración abarcara más aspectos”, a parte del ámbito agrícola, “por eso aún no vamos a precipitarnos a declararla de determinada forma”, apuntó.

En declaraciones en una nota posterior del Cabildo, apostilló que “no podemos descartar la posibilidad de declarar la emergencia hídrica en la Isla, como una herramienta para agilizar los plazos administrativos, que nos permita actuar con mayor celeridad para llegar al verano con las infraestructuras funcionando y en las mejores condiciones posibles”.

El vicepresidente del Cabildo y el consejero insular de Sector Primario, Valentín González, mantuvieron ayer una reunión con representantes de las principales organizaciones agrarias de Tenerife (COAG, Asaga, Asocan y UPA Canarias) para abordar propuestas que ayuden a “mitigar el problema con el que especialmente este verano se pueden ver los productores por la dificultad para encontrar suficiente agua con que atender la demanda de riego”, indicó Lope Afonso.

Por ello, desde el Cabildo propusieron 14 actuaciones que tienen que ver “con la mejora de infraestructuras, medidas a corto plazo con nuevos sistemas de desalación y de incorporación de agua regenerada, también la mejora de la redes de distribución y de la calidad en determinados sectores de la Isla”, explicó el vicepresidente.

“Partimos de una realidad objetiva, que, en este caso, nos indica que en estas fechas, a comienzos del año y aún en temporada de invierno, tenemos unos niveles en los embalses muy inferiores a con los que partimos, por ejemplo, el año pasado”, explicó Lope Afonso.

En este sentido, según datos posteriores del Cabildo, los niveles de reserva de agua de este verano estuvieron por debajo del 10%, y, en la actualidad, se encuentran entorno al 40%, una cantidad que resulta insuficiente para afrontar el verano para el sector agrícola.

A este respecto, el consejero insular de Sector Primario afirmó que “estamos ante una situación de sequía extrema, los datos que se han puesto sobre la mesa demuestran que es una situación muy compleja y vamos a tener un verano muy difícil. Por tanto, creo que es importante tomar medidas de forma inmediata y este es el propósito con el que se plantea la reunión”.

En concreto, en cuanto a las 14 actuaciones propuestas, indicó que algunas ya están presupuestas este año, con casi nueve millones, como en las desaladoras de aguas regeneradas para riego del valle de Güímar, de la Isla Baja o un módulo móvil de desalación, así como el incremento del terciario El Chorrillo, que se llevará a cabo a través de un convenio con el Ayuntamiento de Santa Cruz para enviar agua de mejor calidad al noreste (a la zona de Tacoronte-Acentejo).

También apuntó que, gracias a un convenio con Seiasa, se invertirán 18 millones en la rehabilitación y la mejora de la red de abastecimiento de agua en toda la comarca suroeste, así como la construcción de la Balsa Las Charquetas, en Guía de Isora.

Sector agrario

La presidenta de Asaga, Ángela Delgado, que habló también en representación de las demás organizaciones, explicó que los datos ofrecidos por los servicios técnicos del Cabildo muestran “cómo va descendiendo la pluvimetría y aumentando la sequía, y cómo aumenta la transpiración de las plantas, y esto quiere decir que consumen mucha más agua”.

Señaló que en dicho encuentro se les propuso “la declaración de emergencia por sequía extrema que nosotros por supuesto vamos a apoyar para poder agilizar todas las obras que se puedan hacer de cara al verano”. “Normalmente preparamos el verano desde el invierno, intentando que las balsas no bajen de nivel o aumentando su nivel para después gastar esa agua en verano. Partimos de casi un 25-30% menos de nivel del año pasado a este año”, afirmó.

También indicó que se les planteó “que habrá que sacrificar un poquito de la calidad de las aguas regeneradas que estamos recibiendo, por un poco más de cantidad, en eso estamos todos de acuerdo”, y apuntó que los cultivos lo pueden soportar “perfectamente”.

Aún así, anticipó que en cuanto a la actual campaña de la papa, “si no llueve en dos o tres días, va a ser catastrófica, no sé si tanto o más que el año pasado, con lo que preparémonos para precios altos si no somos capaces de solucionar esto”.

TE PUEDE INTERESAR