la carta de pedro j. ramÍrez

Puigdemont o el escarabajo enderezado en el estercolero

De la misma manera que la noche anterior a la penúltima sesión de control Sánchez sabía que habían detenido a Koldo, cuando este miércoles subió con la motosierra a la tribuna, también somatizaba otra mala noticia.

TE PUEDE INTERESAR