El gobierno comunista chino quiere blindarse frente a nuevos contagios por el coronavirus. El Ministerio de Exteriores chino ha dicho que  añade que la medida es “temporal”. Afirma Pekín que “se ha visto forzado” a decretar esta medida “ante la situación del brote de coronavirus y las prácticas nefastas en otros países.

China no permitirá la entrada a extranjeros a partir de la medianoche del sábado 28, aunque tengan visados o permisos de residencia, para evitar más contagios.

China estará en contacto cercano con todas las partes y gestionará de forma adecuada los intercambios con el resto del mundo bajo estas circunstancias especiales“, “las medidas mencionadas serán calibradas a la luz del desarrollo de la situación“, dice el gobierno chino.

Oficialmente, pero nadie se lo cree, el gobierno chino a certificado 3.287 muertes por el coronavirus y un total de 81.285 casos. De ellos, más de 74.000 han sido dados de alta, tal y como ha recogido la agencia estatal china de noticias.