Para aquellos a quienes les cuesta dejar de fumar, vapear con líquidos sin nicotina podría ser un primer paso en su proceso para superar su adicción

El vapeo sin nicotina puede ayudar a mitigar la ansiedad que se genera como consecuencia de la adicción a dicha sustancia. Además, al eliminarla del líquido que usan los vapeadores, lo que entra en los pulmones ya está exento del adictivo alcaloide del tabaco. Un compuesto que es altamente adictivo y que puede causar enfermedades cardiovasculares, así como problemas de visión y de salud dental.

Con todo lo que ya se conoce sobre lo perjudicial de esta sustancia, no es de extrañar que haya líquidos para vapear sin nicotina, de esta forma se da un paso adelante en la eliminación de un elemento tan tóxico. Además, hay multitud de sabores disponibles, de hecho, muchos usuarios empiezan a usarlo con nicotina y van reduciendo paulatinamente el porcentaje de la misma hasta acabar vapeando sin ella, eliminando así la dependencia por completo.

Ventajas de vapear sin nicotina

Sin duda la primera ventaja es clara, se elimina por completo una sustancia muy perjudicial para la salud. Ahora bien, al inhalar vapor se siguen introduciendo sustancias en los pulmones, por lo que quien elija o decida este método también tiene que ser consciente de ello. No obstante, al eliminar por completo la nicotina, se elimina el 95% de peligrosidad de esta costumbre.

La mayoría de cigarrillos electrónicos se activan inhalando o presionando un botón, según sea el modelo. Pero lo que más atrae a los usuarios es que los líquidos de vapeo, los que se colocan en el cigarro electrónico para generar el vapor, ofrecen diferentes sabores. Los hay con sabor a fruta, mentolados, sabor a té, a chocolate, a postres o incluso a tabaco para los más reticentes a dejar de fumar.

La posibilidad de inhalar uno de esos sabores únido a las ventajas económicas y sociales, hacen del vapeo una moda en auge. Si además se logra hacer sin nicotina, mayor beneficio para la salud de todos, pues se está evitando una sustancia tóxica. Además, al vapear sin nicotina se recupera el sentido del gusto y el olfato que se había perdido con el tabaco, y se reduce la ansiedad de quienes tratan de dejar de fumar.

En cuanto a las ventajas económicas, es indudable que el ahorro económico es mayor. Sale mucho más barato comprar un cigarrillo electrónico con su líquido, que compara tabaco de forma habitual.

Y si hay que enumerar las ventajas sociales, también son un motivo de peso, pues además de no dejar olores desagradables en la ropa, piel, cabello o lugar donde se vapea, también se elimina el desagradable olor de ceniceros, colillas y cenizas. Por si esto fuera poco, al no fumar nicotina el aliento mejora, así como el color de los dientes, dedos y piel en general.

Pero sin duda, una de las diferencias más resaltantes entre fumar y vapear es que se puede disfrutar el cigarrillo electrónico sin necesidad de consumir nicotina. Los beneficios son muy claros:

  • Se puede escoger el sabor del líquido de vapeo que se prefiera entre la amplia variedad de sabores disponibles en el mercado.
  • Vapear con líquidos sin nicotina permite disfrutar los sabores de forma más intensa.
  • Cuando se cambia a los líquidos sin nicotina mejora notablemente la experiencia de vapeo.
  • La ausencia de nicotina produce que el líquido tenga en mayor cantidad el resto de los ingredientes. Debido a esto tienen una mayor cantidad de glicerina vegetal, la cual producirá nubes de vapor de mayor tamaño.
  • Al vapear sin nicotina se evitan los perjudiciales efectos de esta tanto para quien lo hace, como para quien está a su alrededor.

Aunque el vapeo sin nicotina no está reconocido por las autoridades sanitarias como método efectivo para dejar de fumar, sí que está comprobado que mitiga la ansiedad causada por la interrupción del suministro de nicotina en el cuerpo. Por tanto, el hecho de disminuir los efectos físicos del síndrome de abstinencia, ya es un punto a tener en cuenta por quienes desean dejar de fumar.

Qué contienen los líquidos para vapear

Según el informe sobre los cigarrillos electrónicos del Ministerio de Sanidad de 2020: “Los líquidos utilizados en los cigarrillos electrónicos se componen principalmente de glicerina, propilenglicol y nicotina en cantidades variables. En la Unión Europea solo se permiten líquidos con concentraciones de nicotina entre los 0 mg/ml a los 20 mg/ml. Además de esta base, algunos líquidos pueden llevar saborizantes y aromatizantes para mejorar su palatabilidad”.

Adicionalmente, un trabajo publicado en 2013, llevado a cabo por 12 expertos afirma que el riesgo para la salud de este tipo de productos es un 95% inferior al de los cigarrillos tradicionales. Si además, no se añade nicotina, mejor que mejor.