Sin duda alguna la piratería tiene unos términos legales algo difusos y complicados, y así lo demostraron dos juicios realizados en el País Vasco hace año y medio. La productora SheFighter demandó a varios clientes de Euskaltel por haber descargado y compartido películas y series, pero en estos dos litigios, uno fue condenado a pagar 150 euros y otro fue absuelto.

En el segundo de ellos, celebrado en San Sebastián, el juez determinó que no se puede saber si el titular de la línea fue quien descargó el contenido ilegalmente solo usando la dirección IP, por lo que se desestimó la demanda. La productora se había centrado en estos dos casos debido a la sentencia favorable que habían recibido, pero parece que hay muchos más afectados.

El pasado mes de abril, varios clientes comenzaron a recibir cartas en las que se les pedían que pagaran multas de hasta 1.300 euros, tal y como compartió Xataka. En concreto, 100 euros por cada capítulo de la serie Ash vs. Evil Dead y 150 por descargar películas como Dallas Buyers Club, Lady Bloodfight o Man on Fire.

No solo Euskaltel y el norte de España son los que se están viendo afectados, ya hay también usuarios de Movistar residentes en Madrid, Badajoz, Valladolid o Cádiz. El abogado experto en tecnología David Bravo habló del caso y de estas nuevas ciudades, confirmando así que este tipo de carta “ya le puede llegar a cualquiera en España”. El demandante en estos nuevos casos es Lucentum, una firma de Alicante especializada en la protección de la propiedad intelectual en internet.

Mientras que en los dos juicios de San Sebastián y Bilbao se interpuso una demanda, ahora están enviando cartas previas en las que se reclama una cantidad de dinero para llegar a un acuerdo extrajudicial y no tener que comenzar un proceso legal.

“Un juzgado de lo mercantil de Madrid ha aceptado Diligencias Preliminares a instancia de Movistar. Si no se paga, tienen un mes para demandar”, explicó el abogado David Maeztu. La información conseguida en las redes P2P El tuitero Iñaki Martínez, usuario de Movistar, compartió la carta que había recibido de Lucentum, representantes de “la mercantil alemana Crystalis Entertainment UG, quien ostenta el derecho exclusivo de explotación de la obra audiovisual Ash vs. Evil Dead”.

“Un juzgado de lo mercantil de Madrid ha aceptado Diligencias Preliminares a instancia de Movistar. Si no se paga, tienen un mes para demandar”, explicó el abogado David Maeztu. La información conseguida en las redes P2P El tuitero Iñaki Martínez, usuario de Movistar, compartió la carta que había recibido de Lucentum, representantes de “la mercantil alemana Crystalis Entertainment UG, quien ostenta el derecho exclusivo de explotación de la obra audiovisual Ash vs. Evil Dead”.

Fuente: 20minutos.es