La Guardia Civil lo tiene claro, durante el otoño y el invierno las horas de luz disminuyen notablemente en España. En Madrid, por ejemplo, disfrutan de 15 horas de luz solar, mientras que esta cifra queda reducida a unas 12 horas en los equinoccios (21 de septiembre y 21 de marzo) y a poco más de 9 en el solsticio del invierno (21 de diciembre). Ahora que el invierno comienza y las horas de luz son menores, los conductores no deben confiarse ante la perdida de visibilidad.

Con el empeoramiento de las condiciones climatológicas, la visibilidad en carretera se ve afectada seriamente. Los conductores tienen que estar más pendientes a la hora de encender las luces del coche con el objetivo de ver a los demás vehículos y de ser vistos. Es por ello que la Guardia Civil ha lanzado a través de Twitter una recomendación, especialmente indicada a todos los conductores que tengan un vehículo de color negro, ya que este tipo de coches son los que primero “desaparecen” de la vista de los demás coches en la carretera.



Los coches oscuros y negros, tienen bastante peligro, no son vistos de frente hasta una distancia de unos 130 y 30 metros según sea a mediodía o por la tarde. Llevar las luces encendidas reduce considerablemente el peligro, con la luces puestas la distancia para ser vistos aumenta hasta los 240 metros.

La Guardia Civil ha compartido en sus redes sociales oficiales un imagen en el que se muestra la distancia a la que se ve un coche, según su color, y según la distancia a la que circule.