Tras la calima, la posible nevada. Canarias espera de cara a las próximas jornadas un descenso notable de las temperaturas, algo que comenzará a partir de mañana, cuando “una masa de aire fría de origen polar” que ha provocado importantes heladas en Europa, llegue a las Islas.

Este descenso iría asociado, nuevamente, a la posibilidad de heladas en cumbres, con precipitaciones en forma de nieve. Ese aire relativamente frío será en parte responsable de que la calima quede confinada en niveles bajos.

Una profunda vaguada atlántica propició la semana pasada una inestabilidad atmosférica en Canarias con chubascos, acompañados de tormenta, rachas fuertes de viento y un considerable descenso de temperaturas, con nevadas en las cumbres y zonas altas de La Palma, Gran Canaria y Tenerife.

Lanzarote y Fuerteventura, en riesgo por vientos

Las islas de Lanzarote y Fuerteventura estarán este lunes, 15 de febrero, en aviso amarillo (riesgo) por fuertes rachas de viento, así como por la presencia de calima, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

En cuanto al viento, se espera del sureste y rachas de hasta 70 kilómetros por hora (km/h) que afectarán principalmente al litoral oeste y zonas de interior.

Respecto al aviso por polvo en suspensión se prevé que haya calima con una visibilidad de 3.000 metros en ambas islas.

El riesgo se activará desde las 12.00 horas de este lunes en Lanzarote y Fuerteventura mientras que en la jornada del martes se ampliará al resto de archipiélago y durante todo el día.