Sin duda alguna el Triángulo de las Bernudas es conocido por todo el mundo por la cantidad de personas, aviones y barcos que han desaparecido, esa porción del Atlántico Norte donde han desaparecido decenas de barcos y aviones sin dejar rastro. Pero menos conocido es el Triángulo de Alaska, una zona terrestre donde las desapariciones se cuentan por decenas de miles.

Esquimales, minas de oro, un clima inhóspito y naturaleza salvaje e indomable… y desapariciones masivas en algún punto entre las ciudades de Barrow, Juneau y Anchorage.

En esa zona han desaparecido sin dejar rastro 16.000 personas en los últimos 30 años. Es un lugar donde se han producido los casos de desapariciones súbitas y avistamientos Ovni dentro de la serie documental El Triángulo de Alaska.

Entre las desapariciones de esa zona están las de pasajeros de aviones y excursionistas, residentes y turistas, cuyos casos se contabilizan desde 1988.

La tasa por cada 1.000 personas es más del doble del promedio nacional de personas desaparecidas y las declaraciones de quienes viven en la isla son realmente aterradoras. A todos estos fenómenos se le han atribuido causas meteorológicas, aunque varias investigaciones arrojan resultados más complejos e impactantes.

A lo largo de 10 episodios de una hora, esta nueva serie de DMAX repasa desde “extraños informes de personal militar sobre avistamientos OVNI y aviones que desaparecieron de forma súbita sin dejar rastro, hasta testimonios de testigos que aseguran haber visto unas extrañas criaturas o que creen que se oculta una base alienígena subterránea bajo la montaña”, según avanza la cadena.

Y es que los amantes del misterio han puesto todo tipo de teorías sobre la mesa: desde que el aire es inusualmente pesado y los patrones climáticos no son comunes, hasta la aparición de extraterrestres y láseres de energía de la ciudad perdida de Atlantis.

El interés en investigar lo que ocurría en el Triángulo de Alaska comienza en 1972, cuando un avión privado que transportaba al líder de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Hale Boggs, desapareció en el aire en algún punto entre Juneau y Anchorage. Lo sucedido hizo que se llevara a cabo una de las misiones de búsqueda y rescate más grandes de la historia del país. Durante más de un mes, 50 aviones civiles y 40 naves militares recorrieron una cuadrícula de búsqueda de 82.000 km², pero no encontraron ni un solo rastro ni pista.