Cuando pensamos en renovar el aspecto de una casa, cuando hablamos de decoración y reformas, en muchas ocasiones se nos va el pensamiento a aspectos que en realidad son menores como los objetos decorativos o el color del tapizado de las sillas o el sofá. Cuando sucede esto, podemos cometer el grave error de ir añadiendo nuevos elementos visuales que por acumulación terminan dando lugar a un auténtico lío visual que puede acabar agobiando o siendo incluso hortera. Es decir, vamos acumulando todos los estilos que nos han gustado a lo largo de los años y la coherencia se pierde. Aunque se trate de elementos que por separado son objetivamente bonitos, no casan entre sí y el conjunto acaba siendo un desastre decorativo.

Por eso, cuando nos decidimos a emprender la tarea de renovar el aspecto de nuestro hogar es necesario comenzar por los elementos que son la base del conjunto del aspecto, de la decoración. Al cambiar estos elementos construiremos la base y luego será mucho más fácil seguir construyendo el nuevo aspecto de nuestra casa, mediante la añadidura de los aspectos menores que ya hemos comentado. Igualmente, aunque no tengas pensado cambiar todos esos pequeños elementos, tu casa parecerá otra distinta si cambias la base de su decoración en lugar de añadir nuevas cosas. Por eso, en las siguientes líneas vamos a repasar brevemente los 3 elementos que son la base de la decoración de cualquier vivienda, atendiendo a las nuevas tendencias en todos ellos.

Las paredes

Las paredes tienen una gran importancia en la construcción visual de cualquier espacio. De ellas depende en gran medida que una habitación resulte más luminosa o más oscura, que parezca más amplia o más acogedora. Es importante, por tanto, que escojas bien los colores de tus paredes.

Por ejemplo, si quieres construir un espacio más cálido y acogedor, apuesta por colores más cálidos: crema, anaranjado, rojizo, marrón, etc. Pero ten en cuenta que estos colores también restan visualmente espacio y luz a la estancia. Son adecuados, por ejemplo, para el dormitorio. Por el contrario, si quieres potenciar la amplitud y la luz de una estancia, por ejemplo, del salón, es mejor que optes por colores más cercanos al blanco o de tonalidades frías, como el azul o el verdoso.

Las últimas tendencias nos ofrecen muchas posibilidades, ya que en los últimos tiempos se ha recuperado el papel como forma de dar color a las paredes. Una gran solución para dar un aspecto actual y sofisticado a cualquier estancia es que incorpores el papel a una o dos de las paredes, mientras que para el resto aplicas una pintura con una tonalidad que case. Así, puedes dar un aspecto elegante (combinando papel de líneas verticales y colores crema) o un aspecto fresco y tropical (combinando papel con motivos vegetales con colores verdes o amarillos pastel).

Las puertas

Seguramente las paredes sean un elemento en el que hayas pensado con más facilidad, pero hay otro elemento cuya importancia es fundamental para la decoración de cualquier hogar y que muchas veces no atendemos como se merece. Se trata de las puertas. Las opciones actualmente son muy amplias, y completarán la decoración que hayas escogido para tus paredes.

Por ejemplo, si buscas ahorrar espacio, hoy en día está ganando mucho peso la tendencia de comprar puertas correderas. Estas puertas no solo ahorran espacio objetivamente porque la propia puerta “desaparece” en la pared, sino que también nuestro ojo percibe más amplitud. Cuando las puertas están abiertas, prácticamente quedan unidas visualmente las dos estancias que comunica. Sea cual sea tu elección, lo principal que tienes que tener en cuenta es escoger una tienda de puertas de total confianza, tanto en el diseño como en la fabricación, los materiales y la instalación.

Igualmente, debes tener claro si lo que buscas son puertas de exterior o puertas de interior. Por ejemplo, si se trata de puertas de interior, una gran tendencia en la actualidad por su durabilidad, su limpieza y su aspecto sofisticado que no pasará de moda son las puertas lacadas blancas. Estas puertas combinan con todo tipo de paredes y suelos y ofrecen una gran fidelidad.

Los suelos

Por último, el último elemento que queremos destacar para que construyas adecuadamente la decoración de tu casa cuando hagas reformas son los suelos. De nuevo, tienes que tener muy en cuenta cuál es el ambiente que quieres crear en cada estancia, pero también qué función va a tener ese lugar.

Hay dos grandes tendencias actualmente: el parqué o tarima y los suelos hidráulicos. Son dos tipos de suelos que ofrecen cosas muy distintas en cuanto a decoración y funcionalidad, aunque son perfectamente combinables en una misma vivienda. Por ejemplo, para los dormitorios, es una buena opción escoger el parqué o la tarima, que ofrece calidez y sensación de confort cuando caminamos. Pero para estancias como la cocina, es preferible optar por el suelo hidráulico, que ofrece un toque colorido y es mucho más resistente.