Canarias exige “contundencia” al Gobierno de España para que frene el expansionismo de Rabat; el Reino Unido se lanza en tromba para que sea Energy la que extraiga petróleo y gas junto al Archipiélago.

Marruecos lo ha vuelto a hacer: ha oficializado sus leyes internas por las que pretende apropiarse de parte de las aguas canarias y las riquezas que se esconden en su subsuelo. Los dos textos legislativos, aprobados en el Parlamento de Rabat en enero, se publicaron el pasado lunes en el Boletín Oficial marroquí. De esta manera, Marruecos amplía 200 millas su zona económica exclusiva y la plataforma continental la extiende a 350 millas, lo que supone asignarse, además, las aguas del Sáhara Occidental.

Estas leyes forman parte de la estrategia de Marruecos para discutir a España la solicitud presentada por nuestro país ante las Naciones Unidas para ampliar la zona económica exclusiva de Canarias en incluir en las mismas a los montes subterráneos existentes al sur del Archipiélago, y que son fruto de idéntico fenómeno geológico que dio fruto a las Canarias actuales.

Uno de los puntos en disputa es Tropic, donde se encuentra la mayor reserva mundial de telurio

Ahora, Marruecos incluye en sus mapas a Tropic, el más deseado de dichos montes, dado que los científicos han localizado en su cima la mayor reserva de telurio existente en el planeta. Cabe recordar que el telurio, así como otros minerales raros, están particularmente reclamados por el sector de las nuevas tecnologías. En el caso concreto del telurio, sirve para la telefonía móvil y la energía solar, entre otros usos.

Eso sí, a diferencia de Argelia, Marruecos no delimita exactamente los límites de ese ancho de mar territorial, a la espera de negociarlo con España, como anunció el ministro de Exteriores, Nasser Bourita, durante la visita de su homóloga española, Arancha González Laya. “Estas cuestiones podrán tratarse con España a través del diálogo, debido a las relaciones positivas entre ambos países”, reconocía Bourita.

Esta publicación oficial, tal y como informa Sonia Cantero para EL ESPAÑOL, coincide con la preparación de una cumbre económica entre Marruecos y el Reino Unido tras su salida de la Unión Europea.

Como es bien sabido en Canarias, entre Marruecos y las Islas hay “petróleo, gas natural y un recurso nuevo, los hidratos de metano”, detalló en una entrevista José Mangas, catedrático de Recursos Minerales Marinos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. De hecho, la empresa inglesa Energy va a iniciar los estudios y perforaciones de yacimientos de petróleo en la zona de dominio marroquí frente a las islas españolas tan pronto finalice la crisis provocada por la pandemia del Covid-19.

Con el brexit y la salida de la UE, Reino Unido cierra diversos contratos con Marruecos para el control de El Estrecho a cambio de inversiones multimillonarias en agricultura, pesca, energía y turismo. Así, los británicos pretenden destronar a España y Francia como primeros socios comerciales de Marruecos. Ya se produjo un encuentro entre el rey Mohamed VI y el príncipe Carlos de Inglaterra en Londres, que publicó el canal de televisión estadounidense Fox News. EL ESPAÑOL ha podido saber, de fuentes solventes, que “la reina Isabel ha invitado formalmente al monarca alauita con la intención de evitar un mayor acercamiento de Marruecos, Túnez y Argelia con la UE”, detalla Cantero.

La reacción del Ministerio de Asuntos Exteriores español no se hizo esperar, aunque resultó tibia para el gusto canario. Así, la ministra González Laya afirmó ayer que el Gobierno ya conocía el contenido de las leyes marroquíes de delimitación marítima: “Sin novedad. Conocíamos su contenido, de carácter general, durante su tramitación parlamentaria”, escribió la ministra en su cuenta de Twitter, para, en un segundo mensaje, insistir en que “España y Marruecos están de acuerdo que la delimitación marítima exigirá resolver el eventual solapamiento de espacios de mutuo acuerdo y conforme a Derecho Internacional”.

Mucho más claro fue el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, quien reclamó ayer “contundencia” al Gobierno de España tras conocerse la publicación de las dos leyes marroquíes. Al respecto, el máximo dirigente regional hizo especial hincapié en que “no habrá una decisión unilateral por parte de Marruecos sobre la delimitación de sus aguas territoriales, menos aún si esa decisión afectara al espacio marino canario”. “No se tocará ni un solo milímetro de las aguas que rodean el Archipiélago”, reiteró Torres, quien desveló que había tratado por la mañana con González Laya.

Por su parte, el presidente del Partido Nacionalista Canario y diputado autonómico de CC-PNC, Juan Manuel García Ramos, denunció ayer que “Marruecos pretende consumar su expansión hacia el sur, extendiendo su dominio a las costas oceánicas que van desde Tarfaya a La Güera y delimitando desde esos puntos cardinales las consiguientes aguas territoriales (12 millas náuticas), la zona económica exclusiva (200 millas) y la plataforma continental, lo que en resumidas cuentas significa abarcar 350 millas náuticas hacia el Atlántico”, explicó.