La popular modelo estadounidense, Danii Banks, con más de 6 millones seguidores en las redes sociales, ha compartido las desastrosas consecuencias de unas inyecciones de dudosa calidad en sus glúteos. Ha sido en el programa Chapuzas estéticas.

Este reality de la cadena de entretenimiento E! sigue la vida del Doctor Dubrow, un cirujano plástico que se dedica a asesorar a personas cuyas operaciones estéticas han salido mal e intenta arreglar la ‘chapuza’.

En el último capítulo, Banks acudió en busca de opinión sobre el colapso total de sus glúteos tras invertir más de 8.000 euros en tres diferentes intervenciones.

Según relató la influencer, su primer paso por el quirófano tuvo lugar en Miami (Estados Unidos) en 2014, dónde gastó 3.000 euros en inyecciones de hidrogel para el culo.

Sin embargo, la presión por un “culo perfecto” tras lanzar su línea de bañadores y bikinis la llevó a pasar por dos intervenciones más, la última en una clínica no especializada de la misma ciudad.

Danii cuenta avergonzada que, en lugar de someterse a un procedimiento de levantamiento de glúteos brasileño más caro, acudió a que le suministraran las inyecciones al “sótano de un spa médico”.

El cirujano confirma sus peores sospechas al escuchar cómo fue la ‘operación’. “Hicieron dos agujeros, uno en cada muslo, y luego llenaron unas jeringuillas grandes”, relata la modelo.

“Eso no era hidrogel. El hidrogel siempre viene ya preparado, no hace falta llenar las jeringuillas”, asegura Dubrow. “He visto de todo: suministros de fontanería, hormigón, plástico, silicona ilegal. Nunca sabes lo que es pero, si no esta aprobado medicamente, no debería ser usado y casi siempre el resultado es un desastre”.