candelaria

Con la Iglesia hemos topado

Estado actual del mirador. DA

Teóricamente, tras algunas advertencias sobre lo que se podía hacer o no para preservar el espacio, la moción de Coalición Canaria (CC) en la que solicitaba la rehabilitación del mirador de la Cruz del Picacho, en Barranco Hondo, no tenía dificultades aparentes para ser aprobada ayer por unanimidad en el Pleno de Candelaria, al igual que sucedió antes con otra similar de los nacionalistas sobre los menceyes de la rambla a la que dan nombre. Sin embargo, de un matorral saltó una liebre. El concejal de Turismo, vecino de ese barrio candelariero y muy cercano a todo lo que tenga que ver con la historia, la iglesia y las fiestas, Paco Pinto, dejó caer que el suelo del mirador podría no ser municipal. Más concretamente, señaló que posiblemente pertenezca al Obispado, como toda la ladera de Los Canales, según un acuerdo del siglo XIX en el que se le cedió ese suelo como contraprestación al que se utilizó para levantar la iglesia de San José, patrón de Barranco Hondo.

Ante la duda expresada por Pinto, el secretario municipal, Octavio Fernández, siempre avispado cuando se trata de alguna intervención que se realiza o pretende realizar en suelo no municipal, señaló que de ninguna manera podría votarse la moción hasta no conocer con exactitud si la propiedad era municipal o de la Iglesia, quedando la propuesta nacionalista sobre la mesa hasta conocer al verdadero dueño de la parcela donde se asienta un mirador, hoy en pésimo estado, construido, según Paco Pinto, entre los años 1979 y 1980, siendo utilizado durante algunos años después como el final de la romería de San José.
El concejal de Turismo fue más allá, al recordar que la misma parroquia de San José presentó alegaciones al tendido de 220 kw de Red Eléctrica por la zona, y expuso además que “en 1991 y 1998 realizamos obras en el tanatorio de Santa Ana, sin ser propiedad municipal, y ahora hemos tenido que formalizar un convenio con los frailes dominicos, que son los propietarios de la parcela y de la cripta, para adaptarla a la nueva legislación”, ante la sorpresa de casi todoos los presentes en el plenario, incluida la alcaldesa, Mari Brito.

Curiosamente, con anterioridad a esa moción se habían aprobado dos para la incorporación del Ctcan (Centro Tecnológico de Candelaria) al inventario de bienes de la Corporación y la adaptación de este a la realidad, dentro del presupuesto de 2018, con la contratación de un asesor externo.

Antón Guanche

En un pleno de nuevo extenso en asuntos y tedioso en debates estériles, se aprobó una nueva moción sobre el ARI Antón Guanche, en esta ocasión traída al pleno por el Partido Popular, en la que exigía la redacción de un proyecto para ejecutar la tercera fase y subsanar las deficiencias de la primera. El concejal de Urbanismo, Fernando Alduán, avanzó que en el próximo presupuesto hay consignados 250.000 euros para ejecutar las obras, e insistió en que “si hay alguien que haya trabajado por solucionar este problema, ha sido este grupo de gobierno”.

El secretario municipal, ante las dudas manifestadas por la oposición, recordó que “se puede licitar el nuevo proyecto y subsanar los errores del anterior sin que tenga nada que ver que haya una revisión de oficio sobre la recepción ilegal de las obras”.

No aceptan la disolución de la Comisión Mixta del Polígono

La propuesta del grupo de gobierno sobre la desestimación de la disolución de la Asociación Mixta de Compensación del Polígono Industrial salió adelante con todos los votos a favor, menos la abstención de Vecinos por Candelaria. Se niega la disolución porque “no ha cumplido con sus deberes” y “debemos velar por los intereses del municipio”, dijo Mari Brito.

TE PUEDE INTERESAR