santa cruz de la palma

Los gallos de la discordia en Santa Cruz de La Palma

A pesar de que Anipal ha retirado más de un centenar de estas aves del entorno del barranco de Las Nieves, siguen apareciendo más, mientras las quejas vecinales no cesan

Los gallos y las gallinas siguen campando a sus anchas en el entorno del barranco de Las Nieves de Santa Cruz de La Palma. Lo que es una especie de fábula urbana y pintoresca para algunos, para otros, vecinos de la zona, se ha convertido en todo un incordio, tal y como nos lo han trasladado a esta redacción. El canto de estas aves, a cualquier hora del día y, sobre todo, de la madrugada, se ha convertido en un despertador a destiempo para quienes tienen el sueño ligero.

Un debate que lleva años vivo y coleando en la capital palmera y que ha dado para intervenciones de toda naturaleza. Desde quienes defienden posturas más radicales y abogan por su erradicación de la zona, hasta los que han considerado que se trata de una peculiaridad de Santa Cruz de La Palma, de indubitable valor turístico. Esto último defendido por un concejal durante la celebración de un pleno.

Es verdad que de vez en cuando se puede ver a algún turista fotografiando esta estampa bucólica en pleno asfalto, pero también es cierto que en más de una ocasión han estado a punto de provocar un accidente de circulación por su aparición inesperada en medio de la vía. Además está el problema de salud pública que representa el hecho de que haya gente que le echa de comer, lo que conlleva la aparición de ratas en la zona.

“Mientras haya personas que le sigan poniendo comida, va a ser muy difícil que el problema desaparezca”, reconoció el alcalde de la capital, Sergio Matos, quien se muestra partidario de la retirada de todas estas aves que se encuentran merodeando libres en el entorno del barranco de Las Nieves, donde conviven con distintos barrios de Santa Cruz de La Palma, uno de ellos el más poblado de la capital, Benahoare.

De hecho, el Ayuntamiento lleva dos años colaborando con la asociación Anipal, con la que tienen un convenio, para la retirada de los gallos y gallinas de la zona, que después entregan a propietarios de huertos que están interesados en mantener estos animales.
Durante estos dos últimos años, la asociación ha retirado más de un centenar de aves de este entorno, según informó el alcalde, pero los gallos y las gallinas no paran de reproducirse, y de aparecer de forma sospechosa nuevos ejemplares.

La intención ahora es que esta entidad pueda colaborar con los responsables de los huertos ecológicos urbanos que hay en la zona para facilitar su captura y retirada. También indicó el alcalde que al igual que con las palomas, van a estudiar si existe algún tipo de millo que esterilice a las gallinas para frenar su reproducción.

El alcalde señala que desconoce a quién pertenecen estos animales y asegura que en ningún caso se ha autorizado por parte del Ayuntamiento que se les dé alimentación, salvo para facilitar su captura. Lo que sí parece claro es que su presencia no responde solo a la reproducción natural, sino que algunas de las aves han sido puestas intencionadamente en la zona. De hecho, Sergio Matos indicó que hace unos meses, un vecino alertó al Ayuntamiento de que un camión volquete había dejado un número importante de gallinas en el barranco a plena luz del día. No pudieron ver la matrícula.

Incluso, se ha dado el caso, de que aparezcan pequeñas estructuras en forma de gallinero en el propio barranco, poniendo de manifiesto que al igual que hay detractores de su presencia, por las molestias que ocasionan a los vecinos, también hay quienes promueven su presencia.