Las obras del radar meteorológico de Teno, listas para comenzar tras 10 años

La instalación, que costará 2,5 millones de euros y usará el superordenador Teide, del ITER, estará operativa el próximo año y será una herramienta clave en la Isla para pronosticar tormentas como el Delta y mejorar las predicciones.
El nuevo sistema de predicción meteorológica permitirá hacer frente de forma más efectiva a las situaciones climatológicas adversas. S. M.
El nuevo sistema de predicción meteorológica permitirá hacer frente de forma más efectiva a las situaciones climatológicas adversas. S. M.
El nuevo sistema de predicción meteorológica permitirá hacer frente de forma más efectiva a las situaciones climatológicas adversas. S. M.

El tan esperado radar meteorológico que anhelaba Tenerife -que será el segundo de las Islas junto al ya existente en Gran Canaria- estará operativo, por fin, según confirmó ayer DIARIO DE AVISOS, en octubre de 2018, y las obras se iniciarán en breve. El Estado prevé una partida económica que asciende a 2,5 millones de euros, que abarcará tanto la construcción del propio sistema, como de la torre en la que se ubicará el aparato, la cual se emplazará en la zona de Cruz de Gala-Bolico, en el Parque Rural de Teno. En concreto, se ha previsto una partida de 1,3 millones de euros para el presente ejercicio, mientras que en 2018 se dedique una cuantía de 1,2 millones por parte del Gobierno central, a través de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), según las fuentes consultadas por este periódico.

El acuerdo suscrito entre el Cabildo de Tenerife y el Gobierno estatal estimaba que este sistema estuviera operativo hace ya cerca de dos años. No obstante, la tramitación burocrática y ambiental, al parecer, han sido los motivos principales que han demorado la puesta en marcha de la iniciativa; el radar cubrirá la zona noroeste de La Palma y el oeste de El Hierro, que quedaban fuera de la cobertura del de Gran Canaria. Con la nueva instalación, se mejorará la visión de la entrada de frentes en situaciones similares al episodio de precipitaciones intensas sufrido en Tenerife el 9 de octubre de 2014.

Según el cronograma manejado en estos momentos, se pretende que la obra en la torre de vigilancia, en donde se ubicará el radar, se inicie en torno al verano. Los meses previos se llevarán a cabo los distintos expedientes para estos trabajos, al igual que para la adquisición del aparato, ya que la idea es que antes de finales de 2017 se pueda comenzar la fabricación de este sistema que permitirá prever con más exactitud las inclemencias meteorológicas. El tristemente célebre Delta -una rara tormenta tropical en el Archipiélago que se produjo en 2005- no pudo ser detectada a tiempo por la Aemet, quizá por falta de este radar. El objetivo es que los trabajos de la torre estén culminados a mediados de 2018, y que, sobre el mes de octubre, ya esté instalado el radar, para que entre en servicio. En junio de 2015, el Gobierno central y el Cabildo de Tenerife, después de más de una década de demandas por parte de la sociedad tinerfeña, rubricaron el acuerdo de colaboración para la puesta en marcha del radar meteorológico en la Isla. Entre los puntos recogidos en ese documento se estipula la ubicación, que es la de la actual torre de Bolico, en la zona de Teno, ya que su emplazamiento, representa el lugar más idóneo para el fin que se busca.

Este sistema permitirá abarcar toda la zona noroeste de las Islas, área que en estos momentos no está del todo cubierta con el radar de Gran Canaria, debido a la orografía y las condiciones del Archipiélago. En concreto, la elección del monte de la Cruz de Gala para ubicar este sistema se basa en atender una serie de características necesarias, tales como altitud no excesiva, bajo nivel de ocultación orográfica y ampliación significativa de la cobertura hacia el oeste, entre otros requisitos. El documento recoge, también, que la Aemet hará frente al coste total de la inversión, mientras que el Gobierno de la Isla ha cedido el terreno para su emplazamiento. Asimismo, debido a que la actual torre de vigilancia contra los incendios ha sido demolida, existe la intención que se construya un nuevo espacio, que sirva tanto para hacer frente a las labores medioambientales, como para acoger al nuevo sistema meteorológico. Precisamente, esos trabajos serán asumidos, también, por el Gobierno estatal. En cuanto a su futuro mantenimiento, los gastos serán afrontados por ambas administraciones.

Superordenador

El acuerdo refleja que, a los datos aportados por el propio radar, se sumarán los obtenidos a través de la red de estaciones insulares de Agrocabildo, al igual que se podrá utilizar con el fin meteorológico, el Superordenador Teide, ubicado en el Neutral Acces Point (NAP) de Granadilla. Además, el objetivo es la puesta en marcha en Canarias de un Centro de Investigación del Clima Subtropical, para lo que todos estos mecanismos serán fundamentales. En su momento, el consejero de Aguas del Cabildo tinerfeño, Manuel Martínez, explicó que desde hace unos años se aprecian borrascas más localizadas en determinados puntos, y no tan generalizadas, como ocurría anteriormente. Por ello, precisó que es probable que este tipo de episodios sean mejor pronosticados si Tenerife cuenta con el radar meteorológico, ya que, en ocasiones, el ubicado en Gran Canaria no puede prever fenómenos adversos en todo el Archipiélago, sobre todo en la zona noroeste.

TE RECOMENDAMOS