sucesos

Roba un coche con una mujer dentro, se estrella en la TF-1 y aparece muerto poco después

El cadáver, sin señales de violencia externa, es de un turista de 30 años, británico, conocido por su mal beber, que llegó el día antes

Imagen del vehículo sustraído y luego abandonado en la TF-1 tras estrellarse | Los Jardineros

Llega a Tenerife de vacaciones y se va esa misma noche de borrachera. Al final de la mañana siguiente roba un coche en un centro comercial con una mujer dentro que terminó herida al tirarse en marcha del vehículo. Luego lo estrelló en la TF-1, provocando un atasco. Allí intenta repetir el robo con secuestro en otro vehículo, pero la conductora huyó alertando a los otros atrapados en la retención. Quiso quitarle la moto a otro ciudadano, para terminar corriendo por la autopista entre saltos por la mediana. Luego se supo dónde acabó: muerto, en circunstancias aún por aclarar, en la rotonda de la entrada a Los Cristianos. Descalzo y en bermudas lo hallaron.

Es la increíble peripecia protagonizada por un turista británico de 30 años de edad identificado como Kevin D. Su cadáver aún portaba la pulsera del resort donde no llegó a dormir, porque salió de fiesta en su primera noche en la Isla. Al parecer, durante la velada le perdieron la pista sus dos amigos, que reconocieron a los investigadores la acreditada fama del finado como un ser imprevisible cuando ingesta el alcohol suficiente.

Sea como fuere, lo cierto es que todo apunta a que fue Kevin quien aprovechó, minutos antes de las dos de la tarde de ayer, que el conductor de un Mitsubishi se bajaba del mismo junto al Centro Comercial San Eugenio para reemplazarlo al volante y llevarse al coche, ante la atónita mirada de la mujer sentada en el asiento del copiloto, que al poco prefirió lanzarse en marcha del mismo, lo que le provocó heridas cuyo alcance real no ha trascendido.

Lo siguiente que se supo es que Kevin se estrelló en la TF-1 con el Mitsubishi cerca del acceso a Los Cristianos, provocando un atasco formidable donde sigue su rastro. Esta vez entró en otro coche ajeno por el lado del acompañante, pero la conductora escapó por su lado alertando a los presentes.. El errático personaje optó por irse de allí y probar suerte con un motorista que pudo zafarse sin problemas del intento de robo. Otro testigo explicó a los agentes que se le vio corriendo por la autopista y saltando la mediana.

Poco antes de las siete de la tarde, dos turistas hallaron un cadáver junto a la rotonda por donde se llega a Los Cristianos. El cuerpo sin vida era de un varón de raza blanca y no presenta señales que evidencien una agresión externa, si bien está descalzo y apenas conserva una bermudas negras y lo poco que conservaba de una camiseta blanca con tonos verduzcos. Los especialistas de la Policía Nacional que han reconstruido en una horas semejante rompecabezas descubrieron pronto que se trataba de Kevin. Con su pulsera del resort donde no llegó ni a dormir.