OBITUARIO

Alfredo Mederos: Un científico comprometido con la sociedad

Fallece el químico palmero, un histórico del socialismo canario que contribuyó con su investigación a promover la recuperación de la memoria histórica y fue pionero en España en resarcir la memoria de Juan Negrín

La Palma amaneció ayer con la triste noticia del fallecimiento de uno de sus hijos ilustres, el científico Alfredo Mederos Pérez (Breña Alta, 1934), en Tenerife. Casado y con tres hijos, residía en la ciudad de La Laguna desde que marchó a realizar los estudios superiores, aunque siempre conservó una estrecha vinculación con su isla natal y, en especial con el municipio de Breña Alta, que lo nombró Hijo Predilecto en el año 2002 y ayer decretó un día de luto por su muerte. Allí tenía su casa y un terreno plantado con viñas, donde hacía un excelente vino. Catedrático de Química Inorgánica de la Universidad de La Laguna, contribuyó también notablemente a dar a conocer la historia insular en la II República y la Guerra Civil, tarea que cultivó con la precisión científica de un químico y desde el compromiso social con la recuperación de la memoria histórica en La Palma.

Desde que en 1961 presentó su primera ponencia científica en el Congreso de la Real Sociedad Española de Física y Química, desplegó una vasta labor docente e intelectual, sumando un total de 185 comunicaciones en congresos celebrados en los cinco continentes. Si bien hay que destacar el vínculo que mantuvo, sobre todo, con Venezuela, siendo colaborador de la Universidad Central de Caracas desde 1980.

Alfredo Mederos era profesor emérito de la Universidad de La Laguna desde el año 2004, académico numerario de la Academia Canaria de la Ciencia y recibió en 2009 la Medalla al Mérito de Trabajo. El Centro de la Cultura Popular Canaria le concedió en 2008 el Premio San Borondón por su contribución a la recuperación de la memoria histórica en Canarias. Honores y distinciones que no le hicieron despegar los pies del suelo a este infatigable trabajador, con una personalidad marcada por la sencillez y un excelente sentido del humor.

No fue un científico enclaustrado en el laboratorio y apartado de la realidad social que le tocó vivir. Su compromiso político, desde la izquierda, le llevó a ingresar en 1975 en el Partido Socialista Popular, que dirigía Enrique Tierno Galván, llegando a ser secretario general y miembro de la ejecutiva nacional un año después. Con la integración del PSP en el PSOE, fue elegido vicepresidente del comité regional.

Alfredo Mederos fue también consejero del Cabildo de Tenerife, donde presidió la comisión de Agricultura, Ganadería y Repoblación Forestal entre 1979 y 1987, desde donde promovió el Laboratorio de Cultivos Vegetales in vitro de la institución insular.

En su infatigable labor por rescatar la memoria histórica, Mederos fue pionero en el reconocimiento en España de la figura del último presidente de la República Española, Juan Negría, promoviendo los primeros homenajes públicos al político grancanario. De hecho fue patrón de la Fundación Juan Negrín.

Alfredo Mederos, junto a Tierno Galván, Álvaro Argany, Manuel Mederos y Ramón Ramos, en un acto en Santa Cruz de La Palma. | DA

OBRA

Su producción científica está recogida en más de 150 artículos en revistas nacionales e internacionales. Además publicó un capítulo en la obra Cuba en Canarias, el amigo canario de Fidel Castro, editado por Carmelo Martín y Julio Hernández (1986) y el libro Una isla en libertad en el mar del franquismo. La Universidad de La Laguna durante el rectorado del doctor Benito Rodríguez Ríos (1972-1973), en 2001.

En el Centro de la Cultura Popular Canaria publicó: República y represión franquista en La Palma (2005); un capítulo en la obra Nacianceno Mata, un canario en Mauthausen. Memorias de un superviviente del holocausto nazi (2006); La conspiración contra la República en La Palma. La represión franquista en Las Breñas y Fuencaliente (2007); un estudio sobre Maragarita Rocha en el libro Musas cautivas (2007), y Víctimas de la guerra y de la represión franquista en La Palma (2015). En 2008, la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife publicó su libro Ensayo histórico-social sobre Canarias y el tabaco y su relación con la Villa de Breña Alta. Su último trabajo es Profesores y Alumnos en la restablecida Universidad de San Fernando de La Laguna (1913-1927), un extenso volumen escrito a dos manos con Pedro Gili.

El historiador palmero Salvador González Vázquez, especializado en el período de la Guerra Civil, asegura que los trabajos de Mederos suponen “una aportación brutal” al conocimiento de esa época y destacó que “puso toda su capacidad investigadora, que era mucha, al servicio de la historia”.

“Siempre me sorprendió de él la manera que tenía que tenía de sacarse partido a sí mismo y todo el talento que tenía lo ponía a disposición para ser últil a la sociedad”, comenta González Vázquez, quien añade que en esa tarea “no ahorró un solo gramo”. El historiador asegura que Alfredo Mederos “es producto de unas raíces y unas ideas a las que se mantuvo fiel a lo largo de toda su vida”.

Otra de las facetas de Mederos era su gran pasión por el fútbol. Un gran seguidor del C. D. Mensajero y del C. D. Tenerife. De hecho, algunos de los artículos publicados en DIARIO DE AVISOS, estuvieron dedicados a analizar la historia del club palmero.