canarigram

Abián, o el amor por el ‘Cielo de La Palma’ narrado en fotos de Instagram

Este joven palmero de 22 años acaba de concluir un espectacular proyecto recopilatorio de las mejores fotografías nocturnas que ha podido sacar estos meses de los cielos de su isla natal, y que había ido adelantando en Instagram

Pico de la Cruz, cerca del Mirador de Los Andenes, en La Palma | FOTO: Abián San Gil
Pico de la Cruz, cerca del Mirador de Los Andenes, en La Palma | FOTO: Abián San Gil

Fue protagonista en una edición del pasado verano de esta misma sección, Canarigram. Su cuenta de Instagram es una fantástica exposición de la exuberante naturaleza de La Palma y sus limpios cielos, de los mejores del mundo donde poder observar millones de estrellas.

Abián San Gil nació en Fuencaliente hace 22 años, aunque reside desde los siete en el municipio de Breña Alta. Estudia Ingeniería Informática en la Universidad de La Laguna y el poco tiempo libre que le dejan los estudios lo dedica a su gran pasión: la fotografía nocturna y de paisajes.

Lleva poco más de tres años entregado a esta disciplina de la que quedó cautivado desde aquel día en que, con unos amigos, subió a Llano del Jable para ver las Perseidas y en medio de una negritud total una compañera disparó en larga exposición su cámara. Lo que vio después en la pequeña pantalla lo dejó asombrado. “Una explosión de estrellas. Me contó un poco cómo iba la cosa de la foto nocturna y, corriendo, les pedí una cámara a mis padres”, explica Abián a DIARIO DE AVISOS en conversación telefónica. Por suerte, se la pudieron comprar y así fue como inició su andadura con ese primer equipo, devorando artículos y vídeos que encontraba en Internet, hasta que hoy, años después, dispone de uno “bastante más profesional y más caro”, revela el fotógrafo palmero.

“Paso bastantes noches fuera para lograr mis fotos”, para las que Abián asegura que la planificación es fundamental: “La mayoría de las veces vas con todos los parámetros de la foto en mente, aunque en ocasiones simplemente surge”.

Recuerda, entre risas, como sus padres dormían poco o nada en sus primeras salidas, y que más de una “bronca” le echaron, ya que les preocupaba las horas a las que volvía. “Ahora llego a casa y están durmiendo. Saben que me manejo bien”, exclama Abián. Reconoce que, al igual que sus padres, al principio la práctica de este tipo de fotografía le daba algo de miedo puesto que “estás de noche, solo en medio de la nada y con un equipo caro”, pero pronto esa sensación desapareció y ya “solo disfrutas”, prosigue Abián con una emocionada voz.

Y es que fotógrafos buenos los ha habido siempre, pero ahora basta con asomarse a Instagram para percatarse de que gracias a este expositor hay un estallido bestial. “Aquí, en La Palma, de los que publicamos en Instagram somos varios y nos conocemos todos, y mantenemos una cordial relación”, detalla el joven aficionado. Enumera algunos como Saúl Santos (@saulsantosfotografia), Dominic (@dodafoto) o Van Marty (@vanmarty); todos ellos, curiosamente, han tenido también en algún momento su espacio en las páginas de este DIARIO.

Tiene en mente dos próximos viajes: el primero, en enero, a los Picos de Europa para disparar fotos de sus maravillosos paisajes; y el segundo, en marzo, a los Alpes suizos, donde quiere cazar la Vía Láctea sobre algunas de sus icónicas montañas, inspirado en otras fotos que ha encontrado en la red social de las fotos.

 

Y aunque se considera “solo un aficionado” y dice estar muy centrado en finalizar sus estudios, Abián confiesa que no le importaría dedicarse profesionalmente a la fotografía.

Ahora, a punto de concluir el espectacular proyecto Cielo de La Palma -del que extraemos las fotos que integran el reportaje-, Abián sueña con hacer uno similar en cada Parque Nacional de España y precisa que ya tiene “algo de Ordesa y algunas cosas de El Teide”, por lo que anda en busca de tiempo y, tal vez, algo de financiación, que “siempre será bienvenida” para lograr llevar a cabo este ambicioso proyecto, concluye.