operación triunfo

Agoney: “En la gira se va a ver una faceta de mí que nadie ha visto todavía”

El cantante y concursante tinerfeño de Operación Triunfo 2017 nos cuenta su paso por la Academia, su ganas de conciertos y sus actuaciones favoritas en el programa. Este viernes estará firmado con Raoul en el Carrefour de Añaza, Tenerife, y el sábado en el MediaMark del CC Los Alisios, en Gran Canaria

Foto de SERGIO MÉNDEZ

Agoney (22 años) aparece en la Plaza de España del casco de Adeje, su ciudad, vestido con los colores de la bandera de Tenerife y una sonrisa perenne en su cara. El concursante con la mejor voz de Operación Triunfo 2017 está relajado y alegre. Se muestra natural y cercano mientras se sienta en las escaleras que miran al barranco del Infierno y sus laderas. “Lo primero que quería hacer cuando salí de la Academia era sentarme aquí, donde estamos ahora, mirando el paisaje tan bonito que hay y tomar un poquito de sol”, afirmará más tarde.

– ¿Cómo te encuentras después de prácticamente un mes fuera de la Academia?

Se me ha hecho súper largo. Al principio me daban dolores de cabeza. El cambio de ubicación, la luz y ver todo en redes sociales, el reconocimiento en la calle. Que salía muy poco pero cuando lo hacía la gente me miraba y era un poco raro. Me sentía un poco observado.

¿Qué tal te manejas con las redes sociales?

Las redes las llevo bien. Tengo la suerte de que como salí tan tarde los compañeros me arroparon y me aconsejaron mucho. Es súper importante. No me quiero ni imaginar los primeros que salieron. Tenían que estar más desubicados que yo. Y me dieron todas las pautas necesarias para sobrevivir.

– Es que te puedes encontrar con cualquier cosa…

Claro. Yo soy muy despistado. De por ejemplo publicar una instastory de dónde estoy. Y me han dicho que no lo haga, porque hay mucho zumbado por ahí.

– Pero al final la gran mayoría es gente que te aprecia y te apoya

Gente my buena. He de reconocer que la última semana me iba vistiendo de la ropa que me regalaban. También para dormir, un fular muy bonito…

¿Qué era lo primero que querías hacer nada más salir de la Academia? Aunque estuviste entrando y saliendo para preparar tu tema de Eurovisión.

Fue complicado porque esa semana estaba en tierra de nadie. Pero quería llegar y sentarme donde estoy ahora. En la plaza, mirando el paisaje tan bonito y tomar un poquito de sol. Que se necesita ya. Que por cierto, estaba nevando la última semana en Barcelona. Y todo el mundo vio cómo me emocioné ¿Lo viste? Fue muy guay. Fue muy bonito el cierre de la edición justo con la nieve. Me pareció tan mágico.

-Y ahora empieza la gira. ¿Para cuándo los ensayos?

Primero voy a estar con Raoul firmando el 23 de febrero en el Carrefour de Añaza y el 24 en el Mediamarkt del CC Los Alisios de Las Palmas, y ya el 26 empezamos los ensayos de la gira.

– ¿Ya saben las canciones?

Ya sabemos todo el repertorio. No se puede filtrar por ahora pero ya lo sabemos y estoy muy contento con él, la verdad. Muy equitativo, igualdad para todos y no sé si habrá algún cambio durante la gira porque todo es posible según cómo reaccione la gente. Pero por ahora está muy bien.

¿Estás nervioso con la gira?

No. Estoy eufórico. Tengo unas ganas de cantar… Desde que llegué a casa estoy entrenando la voz. Me siento más fuerte que nunca porque al fin puedo descansar y entrenar, que es lo que un cantante necesita. Mucho entrenamiento y mucho descanso y en la Academia es complicado. Pero ahora lo estoy haciendo muy bien. Y en los conciertos se va a ver una faceta de mí que nadie ha visto todavía. Y por eso estoy muy contento.

-Da la casualidad de que el concierto de Tenerife será el 30 de mayo, Día de Canarias

El Día de Canarias. ¿Será para bien o para mal? Porque para mí era genial pero me dijeron que como es festivo quizás es más complicado para la gente y encima miércoles. Justo hace un año en julio, en el mismo lugar (parking del Parque Marítimo) vi a Luis Fonsi y cuando gritó eso de “Buenas noches Tenerife”, me emocioné mucho. Y pensé “Ojalá algún día yo ahí arriba diciendo eso”. Y ni un año después voy a estar en ese mismo escenario gritando “Buenas noches Tenerife”. Y evitaré llorar pero creo que no podré.

– Podrían hacer algo especial los dos canarios, Ana Guerra y tú, ¿no? Cantar una isa o algo…

¡Eeeeh! ¡Lo pensamos ya! (risas) Lo hemos estado hablando. Deberíamos hacer algo especial, ¿verdad? Sí, una isa o cantar la de Una sobre el mismo mar (un villancico canario que han cantado dentro de la Academia). Yo creo que sí habrá un guiño. Sería muy bonito. A Canarias, a las que amo.

– ¿Cómo resumirías tu paso por OT?

Complicado. Mi paso por OT creo que ha sido un poco raro. Porque empecé bien, luego me vine abajo por el problema que tuve en las cuerdas vocales pero remonté muy bien. Tengo que admitir que flipé un poco el haber estado nominado justo con la canción que tuvo más repercusión de mi paso por el programa, con Eloise. Fue muy raro. Me quedé sorprendido.

– Es que cambiaron el método. Ya era por puntuación…

Claro, cambiaron el método de nominación. Nadie lo sabía. Entonces, duele un poquito. Dices “tengo uno de los mejores temas que me han dado”. Justo cuando hice ‘boom’ y exploté, ¡zas! Nominado. Pero bueno, que es lo que hablamos con Ana. Lo dijimos en el programa. Se fuera ella o me fuera yo, se quedaba un canario. Tuvimos representación. Es como un pequeño Eurovisión. Españavisión (risas). Canarias está y siempre estará.

– Lo cierto es que los canarios siempre destacan en este tipo de programas.

Los concursantes canarios siempre han despuntado. Es que hay un talento increíble aquí.

– Tal vez la lejanía no ayude a que los artistas canarios se den a conocer fuera de las Islas.

Puede ser que la lejanía no deje verlo. Porque todo el mundo a nivel tanto en la Península como en las Islas me dicen “sal de aquí”. Es algo que a mí me da mucha pena porque yo quiero vivir aquí. Pero es verdad que quizás la lejanía… es que a nivel de la Península todo el mundo te exige que vivas en Madrid. También para viajar es más fácil. Es verdad que desde Tenerife es un coñazo porque para ir a cualquier parte son el triple de horas y estar en Madrid hace la vida más fácil para viajar. Pero quiero vivir aquí. Y lo haré. Profesionalmente, me daré un salto a Madrid un tiempito pero volveré a Canarias.

sm agoney 01.jpg sm agoney 03.jpg sm agoney 06.jpg sm agoney 07.jpg
<
>
Foto de SERGIO MÉNDEZ

– ¿Cuál es la actuación con la que te has quedado más orgulloso?

Vocalmente me quedo con Eloise, pero hay otras actuaciones como Manos Vacías en las que hay que valorar otras cosas que son súper importantes. Cosas de las que yo jamás pensé que iba a ser anfitrión. Nunca pensé que iba a ser participe de…

– Fue ‘Historia de España’

¡Exacto! Historia de España. Nunca pensé que yo iba a dar esa visibilidad

– No sé si has visto un vídeo de una representación de Manos Vacías en un instituto…

Lo he visto. Lo ví esta mañana y lloré.

– Es que si en algo ha destacado OT 2017 ha sido en dar ejemplo de diversidad, visibilidad y de unos valores increíbles

En realidad nosotros nunca lo pensamos. Cuando salí de la Academia y la gente me intentaba coronar como el que da visibilidad, yo decía ‘no’. Porque al fin y al cabo lo hicimos con tanta naturalidad… y eso era lo que yo quería transmitir. Naturalidad. Nadie tiene que plantearse que son dos chicos o dos chicas, no, nada, somos personas. Y el vídeo me emocionó tanto y lloré mucho. Ahora me lo estás diciendo y me estoy emocionando otra vez y no quiero (risas)

– La repercusión del programa ha sido brutal y para bien. Hace unos meses hubiese sido difícil ver algo así.

Es verdad. Y que la gente se emocione y aplauda. Es muy bonito, sí. Y actuaciones como Where have you been, que era un poco bastante subidita de tono, jamás me imaginé que eso pudiese salir en una televisión pública en España pero ya era necesario. Ya ha llegado el momento de decir: ”Naturalidad señores”

– Creo que les han invitado a todos participar en el Orgullo de Madrid 2018, ¿no?

¡Ya he recibido la invitación para ser pregonero! He recibido varias ofertas, pero claro eso ya no está en mis manos. Hay unos señores que se encargan de llevarnos la agenda y decirnos dónde debemos ir, pero me haría mucha ilusión la verdad.

– Dime alguna actuación con la que te hayas quedado con la espinita clavada.

Hay dos actuaciones. Bueno hay muchas que dices “si lo volviera hacer lo haría el triple mejor”. Hasta con Eloise hay cosas que digo “lo podría hacer muchísimo mejor”. Como te decía hay varias y afortunadamente algunas las podré repetir en los conciertos. Pero por ejemplo Rise like a phoenix y la canción en francés, Je suis venu te dire que je m’en vais. Es obvio que tenía unos problemas vocales muy graves, de los que me he enterado que Shakira ha cancelado su gira durante 6 meses por ese mismo problema. Cuando yo fui a un foniatra en su momento me recomendó reposo absoluto, de mucho tiempo, el cuál no podía ejercer. Aún así, gracias a la técnica vocal que ya venía incorporada en mí antes de entrar al programa pude salvarlo. Incluso en algún momento yo dije “si esto le tenía que haber pasado a alguien en el programa, me alegro de que me haya pasado a mí”, porque le pasa a otra persona que no tiene tanta técnica y no puede cantar. Ni con un pinchazo ni con nada, y en parte yo me alegro. Si pudiese repetir esas dos canciones serían un bombazo.

– Podrías cantar todos las canciones de tu paso por OT aquí, en un concierto en la plaza de Adeje

Venga sí. Estaría muy guay. Que por cierto he visto que Malaya Brown en la Gala Drag de Las Palmas ha cantado dos de los temas que canté en OT. Rise y Runnin’.

– ¿Cuál es tu momento favorito dentro del programa?

Lo dije muchas veces y lo voy a repetir. Para mí el gran momento de OT, hasta mi expulsión, fue el día después de Navidad cuando nos reencontramos todos. Porque me emocioné mucho. Porque quiero mucho a mis compañeros, son como mis hermanos. Que no se ponga celosa mi hermana (risas). Pero los quiero tanto… y el vernos a todos juntos de nuevo fue muy emocionante. Pero tengo que admitir que cuando salí de la Academia dos personas llamadas Raoul y Nerea se recorrieron media España para venir a buscarme. Y eso lo agradeceré toda mi vida. Porque si no, me hubiera quedado solo en un hotel y en realidad ese era un poco mi miedo. Cuando acabó la gala pregunté por ellos y me dijeron que estaban en Madrid. Y me sentí un poquito triste. Pero cuando bajé ya rompí a llorar cuando los ví y no me lo podía creer. Dormí con ellos esa noche. Los tres en la misma camita.

– Se nota que están todos muy unidos.

La conexión es más fuerte de lo que la gente se imagina. Porque no es convivir con personas. Es convivir, trabajar y todo lo que ello conlleva. No es lo mismo compartir piso que respirar el mismo aire durante tres meses.

– Y además se lo pasaban muy bien.

Y tanto y tanto. Esos momentos con los botes de nieve, corriendo por la Academia, los sustos a Amaia…

– ¿Has escuchado la canción que Alberto de Miss Caffeina compuso para ti para Eurovisión?

Si. La he oído. La escuché durante la semana de Eurovisión y a la vez de que me alegré mucho también me dio mucha pena. Porque podría haber sido el tema de Eurovisión de este año. Que aún así, el tema de Tu canción es increíblemente bonito. Están haciendo el videoclip, he visto el making of y está quedando precioso. Pero el single de Alberto me gusta mucho, ya no tanto para Eurovisión sino como single para mí. Y todavía es posible. Muy posible.

– ¿Cómo se presenta el futuro? Aunque ahora está la gira, claro…

Van a sacar más fechas.Por ahora hay 12 conciertos, pero no está todo cerrado. Son conciertazos y no es a lo que yo estoy acostumbrado. Porque claro, yo cantaba antes en el Hard Rock Hotel, en un barco, algo chiquitito. Pero ahora la dimensión es otra.

Foto de SERGIO MÉNDEZ

– Y cuando se acabe la gira qué te ves haciendo. ¿Sacar disco, musicales, todo a la vez? ¿Y qué estilo musical?

Yo siempre he dicho que mi sueño es viajar cantando. Me encanta viajar y me encanta cantar y fusionarlo sería increíble. En resumen, que me gustaría estar toda la vida de gira (risas). No sé si sacaré discos, si sacaré singles… Por ahora los musicales no los contemplo, aunque todo el mundo quiere que los haga pero por ahora no me veo. Lo que me apetece es sacar mis propias canciones y es lo que haré. En cuanto al estilo de música pues me gusta mucho la electrónica, como se ha visto. La música disco, también alguna balada, por qué no. Pero siempre tirando por un beat más potentillo, que vaya acorde con mi voz. Que es así un poco fuerte, ¿no? (risas). Ha sido impactante cómo al salir he visto los tuits de Nina, Pastora Soler,… alabando un poco mi trabajo. Empezando por el apoyo de Mónica dentro del programa. Que no sé si me ha ido un poco a la contra. No he leído mucho sobre eso pero el día que ella se posicionó para Eurovision me dio un chute de adrenalina… Ha dicho mi nombre, soy yo (risas).

– Bueno, se conocían, ¿no?
Sí, a ver. Eso lo voy a aclarar porque tampoco es que nos hayamos ido de copas (risas). Que la gente un poco lo pintó como si fuéramos amigos de toda la vida y simplemente es que yo fui a un concierto de ella en Las Palmas y como gran fan fui al hotel a pedirle una foto. Y como ahora me pasa a mí, que nunca les digo que no y les pongo una gran sonrisa, pues Mónica lo hizo conmigo. Y me saqué una foto con ella, tuve la oportunidad de subir al escenario con ella y ya está. Y simplemente se acordó de mi por el nombre. Porque ya me dirás tú, Agoney. ¿Cuántos hay en el mundo?. En Canarias pocos y fuera imposible porque es un nombre guanche. Es un grito de guerra, eso me han dicho. ¡Agoneyyyy! (risas).

– Todavía no te he preguntado por los profesores de la Academia. Han sido increíbles.

Todos. Es que son el pilar de la Academia porque sin ellos nos habríamos caído todos muy rápidamente. Sobre todo para mí Mamen ha sido fundamental. Mamen y Vicky, he de admitirlo, aunque a todos les tengo un cariño muy especial, que no se me malinterprete. Pero Mamen y Vicky hicieron que mi evolución fuera mucho más rápida. En la técnica y cuidado vocal, que aunque yo venía con una técnica bastante fuerte, cuando tuve el problema de las cuerdas vocales si no es por Mamen no me hubiese recuperado jamás. Y Vicky yo creo que quedó bastante claro el cambio que hizo en mí. En la primera gala yo estaba allí como ¿hola? y en la última estaba bailando con los bailarines como uno más. Que cuando yo me reuní con todos el domingo me daba la risa. ¿Cómo estoy bailando a la vez con todos? Y lo cierto es que estoy muy agradecido con todos ellos y la paciencia que han tenido. Hay que decirlo.

– ¿Quieres añadir algo más?

Que queda Agoney para rato. Y en realidad todo empieza ahora.

– Sí, todo empieza ahora, pero cada vez que se iba un compañero parecía un drama, o cuando se reencontraban en la Academia Noemí se volvía loca porque no les soltaban…

(Risas) Pero es que cada vez que se iba un compañero… a ver, yo era el menos dramático dentro de la Academia hasta que empezaron a irse pues Raoul, Nerea. Ahí empecé a dramatizar tanto como si los matasen (risas). Pero es que claro, tú estás en tu propio mundo y se crea una burbuja tan fuerte en la que no te enteras de ninguna noticia ni buena ni mala del exterior. Que en parte lo agradezco porque ahora que salí y veo los dramas tan grandes que hay en el mundo…uff… Y me afectan el doble ahora, porque pasas de estar en una burbuja a ver la realidad. Y a mí me afectan mucho las noticias. Soy muy sensible. Aunque yo haya intentado aparentar que no.

– Tú no lloras, ¿no?

(Risas) Pero cómo lloré cuando se fueron, ¿eh? Porque para mí era como… No sé, se iban de la Tierra. La Academia era nuestra burbujita.