CIENCIA

La elección de la ubicación del TMT se dilatará más allá del mes de abril

La ubicación del Telescopio de Treinta Metros (TMT) se dilatará con toda probabilidad algo más en el tiempo, al menos hasta que se clarifique con más nitidez la viabilidad de alguna de las dos opciones para su emplazamientos: los observatorios de Mauna kea (Hawái) o el Roque de Los Muchachos, en La Palma. Fuentes del […]

Imagen que recrea el TMT una vez construido. | DA

La ubicación del Telescopio de Treinta Metros (TMT) se dilatará con toda probabilidad algo más en el tiempo, al menos hasta que se clarifique con más nitidez la viabilidad de alguna de las dos opciones para su emplazamientos: los observatorios de Mauna kea (Hawái) o el Roque de Los Muchachos, en La Palma. Fuentes del consorcio que impulsa el desarrollo de este proyecto científico indicaron que en abril, el mes que inicialmente estaba previsto que se adoptara esta decisión, va a ser muy difícil que se elija la ubicación tal y como estaba previsto inicialmente, si bien dejaron claro que la elección será este año.

En el caso de La Palma, la tramitación de la documentación para autorizar su instalación en el Observatorio del Instituto de Astrofísica de Canarias, está sufriendo “un ligero retraso” en relación al calendario fijado inicialmente, que, aunque estaba muy ajustado, hubiera permitido llegar al mes de abril con la licencia. En estos momentos está pendiente de publicar el informe de impacto ambiental para su instalación en el municipio de Puntagorda, que se tendrá que someter a un período de información pública, como paso previo para tramitar la licencia.

En el caso de Hawái, las cosas pintan peor, aunque sigue siendo la opción preferencial para sus promotores: la Universidad de California y el Instituto Tecnológico de California (Caltech), donde además intervienen instituciones científicas de China, Japón, Canadá e India. Por un lado afrontan dos procesos judiciales. Uno por el subarriendo del terreno y el segunda por la autorización de la licencia de obra. En el primer caso, la audiencia está prevista para mediados del mes de marzo, y en el segundo no hay fecha.

Aunque son optimistas de cara a la resolución, lo cierto es que el hecho de que el segundo proceso judicial se pueda retrasar notablemente es un factor en contra a la opción hawaiana. Al igual que la contestación social que tiene este proyecto en un volcán que es considerado sagrado por los aborígenes, que lejos de apagarse, ha ido en aumento los últimos tiempos, según han reconocido desde el TMT.
Así las cosas, el riesgo de apostar por Hawái es “muy alto” todavía, con sendos procesos judiciales abiertos y una contestación popular de colectivos aborígenes y ecologistas que lejos de atenuarse ha subido el volumen.

El tiempo es un factor determinante a la hora de adoptar una decisión definitiva. El hecho de que entre los telescopios de nueva generación, el TMT sea el que está más avanzado en diseño y construcción de sistemas, espejos, software, etc, urge también a los promotores para elegir la ubicación. Al igual que la financiación, dado que el año que viene tienen que solicitar fondos del Estado y requieren tener la ubicación para acogerse a esta vía pública de financiación de Estados Unidos.