El Jardín

Millonario se disfraza de vagabundo para saber qué se siente

El joven, con una larga trayectoria en Youtube, intentó que le dieran mesa en un restaurante de Florida, pero fue rechazo por el portero

El millonario vestido de vagabundo, en la entrada del restaurante. / YOUTUBE
El millonario vestido de vagabundo, en la entrada del restaurante. / YOUTUBE

Una joven y multimillonaria estrella de YouTube, Coby Persin, de 23 años, ha realizado un curioso experimento social que luego ha compartido en las redes sociales. Aunque tiene dinero para vivir acomodado esta y varias vidas más, decidió vestirse como si fuese una persona sin hogar con el fin de vivir en sus propias carnes el rechazo social, concretamente, saber cómo iban a tratarle los camareros de un restaurante.

En un intento por demostrar que las apariencias pueden ser engañosas, Coby Persin puso a prueba al personal de un restaurante situado en Florida y lo grabó todo el vídeo. Las imágenes, que duran unos tres minutos, muestran al joven acercándose al establecimiento vestido con una gran variedad de prendas desaliñadas y portando una gran bolsa de basura. Entonces pregunta a un empleado que se encuentra en la puerta si hay sitio dentro para él y su amigo Ronaldo. También pregunta si puede ver el menú.
Sin embargo, el empleado de la puerta le contesta que no puede ofrecerle una mesa porque cree que el restaurante es “demasiado caro” para que pueda pagarlo.
“Lo siento. No vamos a poder hacerlo, señor”, le dice mientras le bloquea el acceso al restaurante. “Este lugar es un demasiado caro para ti”, añade.

Entonces, Persin le da una última oportunidad de quedar bien y vuelve a preguntarle si sería posible ver el menú. “No”, le dice sin rodeos el camarero. “No podemos servirte, no te vamos a servir hoy”, añade.

El youtuber intenta decirle entonces que tiene mucho dinero, pero aún así, el chico de la puerta se niega a atenderlo y le dice: “¿Puedes alejarte? Ve a comer a McDonald’s, algunas otras opciones pero no aquí”.

Tras esa respuesta, Persin se da la vuelta y finalmente llama por teléfono a su conductor, quien aparece con un Rolls Royce y una maleta llena de dinero en efectivo. Por supuesto, el falso vagabundo muestra el dinero al portero, enseñándole a demás a qué tipo de cliente acaba de rechazar.