CASO GRÚAS - LA LAGUNA

La inminente imputación del alcalde agrava el caos de CC en La Laguna

La oposición anuncia que en cuanto Díaz sea citado formalmente como investigado exigirá su dimisión, y no se descarta que se reactive la moción de censura; el futuro procesal de Fernando Clavijo se complica

El exalcalde de La Laguna Fernando Clavijo y su sucesor, José Alberto Díaz Domínguez, ambos de Coalición Canaria. DA
El exalcalde de La Laguna Fernando Clavijo y su sucesor, José Alberto Díaz Domínguez, ambos de Coalición Canaria. DA

El llamado caso Grúas, que versa sobre la presunta comisión de tres delitos relacionados con la corrupción en el Ayuntamiento de La Laguna, ganó ayer notablemente en relevancia con la decisión adoptada desde la Audiencia Provincial para que el actual alcalde de la Ciudad de los Adelantados, José Alberto Díaz (Coalición Canaria), sea citado a declarar como imputado por el Juzgado de Instrucción Número 2 de La Laguna, que investiga lo sucedido. En este caso, del que DIARIO DE AVISOS lleva informando en profundidad desde finales de 2016, solo figuraba como investigado el también coalicionero Antonio Pérez Godiño, aunque en justicia hay que recordar que, si bien su firma figura como responsable de uno de los tres decretos sobre los que existen indicios delictivos, ello se debe a que sustituyó a José Alberto Díaz durante sus vacaciones, ya que el hoy alcalde era entonces (2014) el concejal responsable del área de Seguridad y, por ende, de las grúas.

Si de por sí el caso Grúas ya ha logrado notoriedad en la escena política regional, la virtual imputación del alcalde de La Laguna, que se hará efectiva en cuanto el juzgado lagunero cumplimente la decisión de la Audiencia, agrava (aún más si cabe) la delicadísima situación que atraviesa Coalición Canaria (CC) en la Ciudad de los Adelantados, plaza en la que perdió casi la mitad de sus concejales en las pasadas elecciones.

No en balde, José Alberto Díaz gobierna La Laguna con el apoyo de lo que resta del PSOE (le quedan dos de los cinco ediles iniciales) y puntuales respaldos externos. Semejante debilidad alimenta, desde el inicio del actual mandato, la posibilidad de una moción de censura que se ha reclamado hasta en el último Congreso insular del propio PSOE, sin que la directriz del mismo haya sido cumplimentada por sus representantes municipales. Por si fuera poco, en lontananza aparece el llamado caso Reparos, similar al de las grúas pero multiplicado por 24, ya que ese es el número de expedientes donde la Intervención municipal ha detectado que el Ayuntamiento lagunero ha levantado reparos para prorrogar unos contratos que legalmente ya se habían extinguido. Avalada por la Audiencia esa tesis que siempre defendió la intervención directa de José Alberto Díaz en la tramitación del expediente que dio lugar a los tres decretos bajo sospecha, su inminente imputación ensombrece aún más el futuro procesal de su antecesor al frente del Consistorio lagunero, Fernando Clavijo, ya que los otros dos decretos fueron rubricados por el hoy presidente regional.

A este respecto, hay que recordar que, en cuanto la jueza cite como imputado al hoy alcalde y, salvo que quiera practicar otras periciales, toda la documentación se elevará al Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) para que decida sobre Clavijo, dada su condición de aforado.

Si la imputación de José Alberto Díaz ya supone un terremoto político en La Laguna, el hecho de que Fernando Clavijo le siga los pasos tendrá, evidentemente, enorme repercusión a nivel de toda la comunidad.