Economía

Los empresarios cierran filas con Fepeco en torno a la polémica salarial de Alonso

El tejido empresarial despierta tras las quejas de Óscar Izquierdo y lanza un mensaje al presidente del Cabildo, recordándole que no puede “imponer” la subida de sueldos

Los empresarios recuerdan que, antes de subir sueldos, hay que crear empleo de calidad, de acuerdo con el presidente de Fepeco, Óscar Izquierdo (recuadro) . EP
Los empresarios recuerdan que, antes de subir sueldos, hay que crear empleo de calidad, de acuerdo con el presidente de Fepeco, Óscar Izquierdo (recuadro) . EP

El sector empresarial de Tenerife lanzó ayer un mensaje unánime: de las subidas salariales no se puede hablar de manera generalizada. Depende del sector, del tamaño de la empresa, de su productividad e incluso del territorio en el que realice su actividad. El tejido empresarial isleño responde así a las declaraciones del presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, que dijo esta semana que ya es hora de que los empresarios de la Isla suban los sueldos y que así lo iba a “imponer” en las reuniones con el sector.

El primero en salir a la palestra y criticar las declaraciones de Alonso fue el presidente de la patronal de la construcción (Fepeco), Óscar Izquierdo. Hoy son muchos los empresarios que, coincidiendo con Izquierdo, piden rigor en este debate. Convienen con el presidente de la Corporación insular que la situación económica de Tenerife ha mejorado, pero señalan que la prioridad en estos momentos es la creación de empleo y que en el caso de las subidas salariales, estas deberán negociarse en el ámbito de los convenios colectivos, es decir, entre sindicatos y empresarios, como sostiene el presidente de los constructores, Óscar Izquierdo.

De hecho, desde el comienzo de la crisis hasta hoy, el incremento de los sueldos en Canarias ha sido superior a la media del resto del país (2,54%, frente a 1,35% en el Estado), “lo que evidencia que nuestro empresariado no solo no da la espalda a esta cuestión, sino que se pone a ello con el mayor empeño posible”, declaró el secretario general de la Confederación de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife), Eduardo Bezares.

Los empresarios cuestionados por DIARIO DE AVISOS coinciden en que la recuperación económica está ahí y es palpable, pero que las empresas no crecen al mismo ritmo, y que los responsables políticos, además de aconsejar o recomendar al sector privado subir los sueldos, tendrían que invertir más en formación y en desregular para favorecer la inversión pública y privada, que es la que genera empleo.

En este caso, el empresario turístico José Fernando Cabrera afirmó que la formación y la cualificación están estrechamente ligadas a la productividad y al salario, y señaló que en el sur de la Isla los hoteleros se encuentran con “serios problemas” para poder contratar a residentes con formación. “El año pasado, el 30% de las contrataciones en el sur de Tenerife fue para extranjeros. Y no es porque nosotros no queramos, sino porque no encontramos a empleados con la mínima formación en idiomas que requiere, por ejemplo, un recepcionista”. Lo mismo ocurre con el “letargo” que sufren todos los proyectos y grandes inversiones, como es el caso de las carreteras, que están provocando un verdadero “problema” en la Isla y para el que no se espera una solución a corto plazo.
El presidente de la patronal del metal (Femete), Alberto Villalobos, fue un poco más allá y recomendó a los políticos que cuando hacen estos discursos, típicos de un año preelectoral, “tengan en cuenta que en Canarias cerca del 96% son pymes y de ellas más del 90% micropymes, es decir, con menos de 10 empleados”. “No estamos hablando de grandes empresas, sino de pequeñas que pueden llevar un buen año de recuperación o incluso dos, pero siete y ocho de pérdidas”. “Estas pérdidas”, prosiguió, “han provocado que la empresa tenga deudas con los bancos o proveedores a los que tienen que pagar y, además, lo tendrá que hacer antes que subir los sueldos, porque si no paga las deudas, la empresa quiebra”.

Por ello, ayer, en sintonía con las declaraciones del presidente de Fepeco, Óscar Izquierdo, tras la jornada del martes sin reacciones, las distinstas patronales han sido una sola voz: los empresarios cierran filas y piden “sosiego”, pues “hemos pasado una etapa de crisis que ha sido muy dura. Antes de tomar medidas que pongan en riesgo la competitividad de las empresas, entendemos que seguir creando empleo a buen ritmo debe ser la prioridad”, apunta Bezares.
Una manera de conseguir también salarios mejor remunerados es diversificando la economía y, conscientes de que el turismo es nuestra principal fuente de riqueza, apostar por otros sectores, como por ejemplo la industria, que actualmente representa tan solo el 8% del PIB de las Islas. “A mejor cualificación, mejores salarios”. Sin embargo, en Canarias parece que la industria es la niña fea porque la inversión en investigación y desarrollo es escasa. La renta per cápita por persona y año en el sector turístico es de 13.000 euros, en el sector industrial supera los 26.000.

Con todo, el tejido empresarial isleño apuesta por la creación de empleo y la conversión del temporal en fijo, antes de subir salarios, así como por una desregulación que favorezca la inversión pública y privada, el apoyo a nuevos empresarios y a sectores que generan empleo cualificado, como las nuevas tecnologías, las energías renovables o la reparación naval, “antes de injerencias políticas que no conducen a la paz social”.