SOCIEDAD

Los mayores reclaman más recursos asistenciales

La Federación de Personas Mayores exige la instalación de calefacción en la Residencia de Pensionistas y en el Nina Jaubert

Jaime Medina, presidente de la Federación de Mayores en la asociación de Breña Alta. | DA

Los ancianos “abandonados” por sus familiares en el Hospital General de La Palma, actualmente 13 personas, además de la falta de calefacción en las residencias de mayores de La Palma, con la situación más llamativa en la Residencia de Pensionistas de Santa Cruz de La Palma y 200 usuarios, o la necesidad de creación de nuevas plazas residenciales para dar cobertura a una población insular cada vez más envejecida y con notables listas de espera.

Estos son solo algunos de los frentes que preocupan a la Federación de Mayores de La Palma, que preside desde hace ya 14 años Jaime Medina. La entidad, que agrupa a las 14 asociaciones de mayores de La Palma y en la que están registradas unas 1.400 personas mayores de todo el territorio insular, reconoce por boca de su presidente que “nos gustaría hacer más y contar con más gente preparada dentro de la Federación para hacer más peticiones y actuar más allá de nuestros municipios”. Esta necesidad es evidente y surge, explica, del envejecimiento de la población y de la necesidad de más recursos públicos.

Las reivindicaciones más perentorias de la Federación de Mayores, que según su presidente “tiene a su disposición a la consejera de Bienestar Social del Cabildo cada vez que lo precisamos y con la que nos reunimos cada dos meses”, pasan por la urgente puesta en funcionamiento de sistemas de calefacción, tanto en la Residencia de Pensionistas de Santa Cruz de La Palma, como en la residencia de mayores Nina Jaubert, en Breña Alta, algo que “llevamos pidiendo desde hace algunos años porque los últimos tres o cuatro inviernos ha hecho mucho más frío, hay mucha humedad y está claro que es necesario para los ancianos”.

A esto se suma la petición urgente de la terminación de las obras de ejecución de la Residencia de Mayores de Santo Domingo, en Garafía, donde la población está más envejecida y cuya oferta de plazas, más allá de las 19 plazas de la Residencia de Franceses, obliga a solicitar cuidados asistenciales en otras instalaciones de la misma naturaleza de otros municipios, y que en muchos casos se encuentra con la crudeza de la realidad social: La lista de espera y la prioridad para los casos más urgentes, aquellos donde la dependencia es mayor y donde las circunstancias económicas y sociales obligan a una urgente intervención.

Jaime Medina, que comenzó a trabajar con 14 años y que ha sido autónomo al frente de un taller de mecánica “toda mi vida”, defiende el trabajo de la consejera de Asuntos Sociales del Cabildo, Jovita Monterrey, a la que define como “noble y sensible”, pero reconoce que “hay que priorizar los fondos y las necesidades y el caso de la calefacción en los centros de mayores es algo que hay que solucionar”.

Explica que “para los mayores ha habido un antes y un después con la crisis; pasamos una época de vacas gordas, en la que todo eran comidas y excursiones e inversión, pero ahora las preocupaciones han cambiado porque hay muchos más mayores y mas necesidades”. Reflexiona sobre el pasado y el presente de la Isla y revela que “yo, como muchos, veo que cuatro de mis tres hijos están fuera de La Palma y hasta de Canarias para hacer su vida. La Palma pasó de ser una isla importante junto con Tenerife y Gran Canaria a no tener trabajo para los jóvenes y esa realidad habrá que cambiarla”.

Esa realidad incluye “algo que no se daba 20 años atrás y de lo que ahora hablamos tranquilamente”. Se refiere “al abandono de los ancianos en el Hospital. Es verdad que ahora hay 13, lo que nos parece que demuestra deshumanización o bien una situación familiar grave, pero es que estando al frente de esta federación de mayores hemos vivido momentos en los que ha habido hasta 23 mayores abandonados en el Hospital General de La Palma”. El asunto llevó a Medina a reunirse con el responsable del Ministerio Fiscal en La Palma.

“Puede parecer y nosotros creímos que podía haber soluciones pero no parece algo fácil de solucionar. Pensamos que en algunos casos es una actitud de desprenderse de los mayores, de evitarse molestias, pero en otros casos hay familias que han solicitado plazas de residencia y no las han encontrado y su situación, por otros motivos, tampoco es fácil”.

La Palma es una isla envejecida y el Cabildo y los ayuntamientos palmeros son conscientes, como administraciones cercanas al ciudadano, que las realidades y las demandas de la población marcan a veces la prioridad en encontrar ayuda a domicilio, plazas diurnas para centros de día y plazas residenciales para mayores. Desde el Cabildo se reconoció meses atrás que, cada vez con mayor frecuencia, reciben solicitudes para que, como administración competente, asuma la tutela para personas mayores solas, algunas con viviendas en lugares muy aislados.
Entre las buenas noticias que se destacan desde la Federación de Mayores de La Palma, destacan la reciente apertura del Centro de Día de Mayores de Breña Alta, en el mismo centro de San Pedro, así como la respuesta de los mayores a la Medina define como “vergonzante” subida de las pensiones del Gobierno. “Hemos pasado por muchas cosas para lograr lo que tenemos hoy y esto que ha hecho el Gobierno con nuestras pensiones es reirse en la cara de nuestra inteligencia”, afirma.