tribunales

Una azafata lagunera recupera 40.000 euros de una hipoteca multidivisa

A esta clienta lagunera del Banco Popular ni siquiera se le informó de la moneda con que estaba ligando el préstamo para comprar su casa
BANCO POPULAR EP
BANCO POPULAR EP
Imagen de archivo de una sede del Banco Popular. / EUROPA PRESS-AGUSTÍN IGLESIAS

La Justicia ha dado la razón a una azafata lagunera en el litigio que le enfrentaba al Banco Popular por la reclamación de las cantidades abonadas a cuenta de una hipoteca multidivisa, otro de los productos tóxicos que parte de la banca española colocó a su clientela a partir de la llamada crisis económica y social que todavía padecen los españoles.

Aproximadamente, la lagunera en cuestión recuperará unos 40.000 euros pagados por mor de una cláusula que ligaba el préstamo que solicitó en su día para adquirir su vivienda, y que asciende a 143.000 euros.

De la sentencia que da la razón a los letrados que defendieron a la azafata (Sirvent&Granados), dictada por el Juzgado de Primera Instancia Número 2 de la Ciudad de Los Adelantados, sobresale un párrafo: La demandante “acudió a contratar un préstamo hipotecario, no hablo en ningún momento de una hipoteca multidivisa, fue al Notario sin ninguna información ni explicación, no supo la moneda en la que contrataba”.

Eran francos suizos y, dado que el euro se ha depreciado el 30% respecto de la moneda helvética desde que se formalizó la hipoteca, tras ocho años del contrato la azafata apenas había devuelto unos miles de euros, por cuanto casi todo lo abonado se había destinado a afrontar las consecuencias de la cláusula ahora anulada por el juzgado.

Pocas dudas tuvo la jueza titular de dicho juzgado sobre lo abusivo de la cláusula que referenciaba los pagos a los francos suizos. Se destaca en la sentencia que “la cliente es azafata, carece de estudios o formación económica ni bursátil”, así como que “no fue informada sobre el funcionamiento, características y riesgos del préstamo hipotecario multidivisa; ni en fase precontractual ni contractual. En concreto, no se le informo del riesgo de que la deuda total pudiera incrementarse y que tuvieran que devolver más dinero del realmente prestado”.

Otro dato de interés fue que, en la demanda también se reclamaban los llamados gastos corrientes de la hipoteca. En aplicación de la reciente sentencia del Tribunal Supremo, el juzgado lagunero no concedió los relacionados con los impuestos, por lo que solo condenó a la entidad a devolver 849 euros de los 2.779 solicitados en un principio.

TE RECOMENDAMOS