CANDELARIA

El regreso de los vecinos a Bajo la Cuesta “está al caer”

Terminada la obra en el talud de Endesa, el edil de Urbanismo, Fernando Alduán, señala que se espera la firma del director ingeniero para recepcionarla y levantar el desalojo

Bajo la Cuesta podrá ser habitado de nuevo, tras las primeras obras. ANDRÉS GUTIÉRREZ

Nadie se atreve a decir una fecha en concreto, entre otras razones porque todo depende del informe final del ingeniero externo director de la obra, pero el regreso de los moradores de una docena de viviendas en Bajo la Cuesta, “está al caer”, según informa el concejal de Urbanismo, Fernando Alduán, una vez certificado el 6 de abril el final de los trabajos en el primer talud del barrio costero, junto a la central térmica de Endesa.

Un centenar de vecinos de Bajo la Cuesta fue desalojado el 27 de octubre de 2016 por un decreto de la alcaldesa, Mari Brito, ante la inseguridad “por desprendimientos”. Desde entonces, ha habido una enorme oposición de los vecinos, que diariamente se han concentrado enfrente del Ayuntamiento exigiendo la vuelta a sus casas, situación que puede comenzar antes de final de mes, aunque solo una docena de familias, las que ocupaban ese número de viviendas, estarán en disposición de hacerlo, al encontrarse en el talud ya asegurado, tras las obras sufragadas por Endesa (300.000 euros) y la última parte, de unos 1.000 metros cuadrados, por parte del Ayuntamiento (54.000 euros, más 9.000 del proyecto) en la zona de dominio público marítimo terrestre, al negarse el secretario municipal a que fueran pagadas por Endesa, como inicialmente estaba pactado.

“Yo creo y espero que el sentido del informe del ingeniero sea favorable, porque no ha habido ninguna pega en la obra que ya se ha hecho, ni en la parte de Endesa ni en la zona de dominio. Se han solucionado los problemas de inseguridad en la parte baja, nunca hablando de viviendas, por una cuestión que no venía al caso, porque Costas nunca entendió que ahí hubieran casas, solo una zona de tránsito. Las razones que motivaron el desalojo han desaparecido mayoritariamente, aunque nadie va a garantizar el 100% de seguridad, ni en ese sitio ni en ninguno, porque nadie te puede asegurar riesgo cero, ni paseando por el parque García Sanabria”, señala Fernando Alduán.

ag - bajo la cuesta candelaria - 02_185 ag - bajo la cuesta candelaria - 06_189 ag - bajo la cuesta candelaria - 05_188 ag - bajo la cuesta candelaria - 04_187
<
>
FOTOS: ANDRÉS GUTIÉRREZ

Una vez el director de obra realice su informe, el Ayuntamiento recepcionará los trabajos, tras la comprobación por parte del técnico municipal Federico López del Amo de que todo está correcto, aunque el secretario municipal, Octavio Fernández, insiste en que sea la arquitecta municipal, la misma que firmó el desalojo, quien firme el levantamiento del mismo.

Fernando Alduán comentó que una vez se decrete el realojo en la primera parte de Bajo la Cuesta, “habrá que estudiar qué se hace con la seguridad contratada”, porque reconoció que “la seguridad en la zona nos ha costado una fortuna”. “Es necesaria, sin duda, pero si podemos evitar el gasto considerable, mejor”. Alduán confirmó que el Ayuntamiento seguirá pagando los alquileres a las personas que tienen allí su única vivienda y no serán realojados en esta primera fase, que son la mayoría.

Antes las criticas por no incluir en el presupuesto municipal ninguna partida para ejecutar las obras en el talud de Dani Ran, que tiene calculado un coste de 1.262.060 euros, Alduán fue claro: “No se ve la posibilidad de que solicitemos la concesión a Costas; si lo hicimos con Endesa es porque esa empresa se comprometió a abonar toda la actuación, incluida la del dominio, que al final tuvimos que licitar por un informe del secretario. Nadie entendería que nos gastáramos un millón de euros en un talud privado, y cuando hemos pedido ayudas al Cabildo y Gobierno, nunca contestan”.