CD Tenerife

Inesperado paso atrás

Una pésima primera parte condena a los blanquiazules a perder en León en un partido que puede costarle caro en sus intenciones de colarse en el ‘play-off’

Partido de Segunda entre la Cultural y el Tenerife.
Partido de Segunda entre la Cultural y el Tenerife.

El CD Tenerife dio un paso atrás en sus aspiraciones de entrar en plazas de play-off regalando la primera parte del partido que anoche jugó ante la Cultural y Deportiva Leonesa, un rival que le propinó un señor meneo durante la primera parte. La Cultural, a priori un rival inferior, ya iba ganando claramente en el marcador poco después de superar la primera media hora de juego. A partir de ahí, los blanquiazules remaron y remaron para intentar alcanzar la orilla, pero se quedaron por el camino. Igual les podría pasar en su pelea por clasificarse para la liguilla de ascenso tras encajar esta inesperada derrota.

Sin estar disponibles Longo y Villar, los dos jugadores con más goles en el Tenerife, al once inicial volvieron Bryan Acosta, Malbasic y Jorge, este en lugar del sancionado Alveldaño. Y precisamente el centro de la zaga fue culpable de que la escuadra leonesa se pusiera por delante en el marcador con tanta facilidad y de manera tan conundente.
Desde el primero segundo, al Tenerife se le notó que la intensidad no era la de otras tardes. Era inferior y eso lo aprovecharon los locales, quienes a los 38 segundos de juego avisaron con un cabezazo peligroso de Rodri que se fue fuera por poco.

Pero no tardo la Cultu en hacer evidente su dominio también en el marcador. Se asociaron Bastos y Mario Ortiz para que este último sorprendiese con un remate que engaño a Dani para colarse en la portería. El portero esperaba el centro y cometió un error de los que se pagan caro.

Este 1-0 sorprendió a los de Etxebe, que sin tiempo ni para pestañear encajaron el 2-0. Esta vez el fallo correspondió a los centrales, quienes dejaron rematar a Señé con total comodidad. Cabezazo colocado al lugar justo al que no podía llegar el portero hispanovenezolano. Dos a cero en dos llegadas. La tensión defensiva del equipo no aparecía.

Intentó espabilar el Tenerife en acciones a balón parado, pero no hubo fortuna en los remates con la testa de Malbasic y Jorge, en los minutos 26 y 33 respectivamente.

Pero cuando intentaban crecer en el partido los visitantes, llegó el tercer mazazo de la tarde. Una indecisión de Jorge y Luis Pérez la aprovechó Ángel García en el minuto 38 para ejecutar con precisión una acción individual en la que, tras dejar sentado a su par con un buen recorte, disparó con la derecha pegado al palo ante el delirio de la afición leonesa. Se frotaban los ojos los hinchas de la Cultu.

Un pequeño rayo de esperanza asomó en el horizonte de los blanquiazules al filo del descanso gracias a una acción de Mula, que recortó en el área y fusiló a Palatsí para colocar un 3-1 que mantenía la emoción para la segunda parte.

El duelo cambió de escenario en la segunda parte y pasó a jugarse en el terreno de la Leonesa. Poco después de reanudarse, Brayan Acosta y Álex Mula tuvieron sendas ocasiones para acortar más las diferencias, pero escaseó la puntería en ambos casos.

A la Cultural le entró el miedo y se encerró en su área para defender su preciado botín. Regaló casi todo el campo a su adversario, quien se tornó más ambicioso. Hilvanaba jugadas ofensivas con facilidad el Tenerife, pero fue un regalo de Palatsí el que originó el 3-2 que a la postre sería definitivo.

El meta local no se entendió con su defensa y con un erróneo despeje fuera del área le regaló a Casadesús la pelota. Desde 40 metros y con la puerta vacía, el atacante tinerfeñista ajustó la mirilla del rifle para colocar el balón donde quería: al fondo de la meta rival. 3-2 y había tiempo para soñar con la culminación de la remontada.

Los últimos minutos de partido fueron de dominio canario frente a una Cultural atemorizada. Tuvo en sus botas el empate Casadesús, cuando en el minuto 82 rozó el empate con un remate al poste. Fue la última ocasión clara para el equipo tinerfeño, que lo intentó sin éxito hasta el último instante.