Galardón

El Heredamiento de las Haciendas de Argual y Tazacorte, Premio Unión Europea – Europa Nostra

La Comisión Europea y Europa Nostra, la más importante red en materia de patrimonio europeo, dieron a conocer el nombre de los ganadores de la edición 2018 del Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural / Premios Europa Nostra, entre los que se encuentra el Heredamiento de las Haciendas de Argual y Tazacorte

Plataneras en el norte de Tenerife. / DA

La Comisión Europea y Europa Nostra, la más importante red en materia de patrimonio europeo, dieron a conocer el nombre de los ganadores de la edición 2018 del Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural / Premios Europa Nostra, entre los que se encuentra el Heredamiento de las Haciendas de Argual y Tazacorte, entre los 29 galardonados, procedentes de 17 países, por su destacada labor en los ámbitos de la conservación, la investigación, la especial dedicación y la sensibilización y pedagogía.

El jurado elogió al Heredamiento por su “gestión histórica del agua durante más de cinco siglos y por la conservación y uso actuales del agua para la agricultura a través de una organización privada”. El Heredamiento de las Haciendas de Argual y Tazacorte es una agrupación de propietarios de aguas privadas de La Palma, cuyo patrimonio se remonta a 1502.

Tras más de 500 años de historia, el agua y el entorno están ahora gestionados por 1.540 partícipes que trabajan sin ánimo de lucro. El agua, los montes, la tierra y los canales de riego de la Caldera de Taburiente pertenecen a esta comunidad. Tanto la captación y distribución del agua como la conservación del ecosistema han sido los dos ejes sobre los que ha girado la actividad de esta agrupación desde su constitución. Esto ha generado una verdadera cultura del agua, resaltando que es un recurso precioso y escaso.

Junto con los propietarios de aguas privadas de Argual y Tazacorte, fueron distinguido en la misma categoría de “dedicación especial”: Las maravillas de los defensores del patrimonio de Bulgaria; Stéphane Bern, de Francia; la Asociación de Comités Privados Internacionales para la Protección de Venecia; Tone Sinding Steinsvik, Noruega, y la Asociación Hendrick de Keyser, Países Bajos.

El agua y tierra de la Caldera de Taburiente, así como los ingenios azucareros de Argual y Tazacorte, se combinaron para formar un destacado paisaje en la isla. La Palma fue un importante centro productor de azúcar desde el siglo XVI y de exportación al mercado europeo. Los ingenios azucareros de Argual y Tazacorte transformaban la caña de azúcar que se cultivaba en los campos regados con el agua de La Caldera. Ello, a su vez, requería enormes cantidades de agua y leña. Aunque la tala de árboles y la cría de ganado podrían haber aportado beneficios económicos, los propietarios reconocieron que mantener el arbolado era esencial para la conservación de los manantiales y fuentes y que eliminarlo hubiese sido dañino para todo el ecosistema. Esa destacada y temprana conciencia ecológica, presente durante más de 500 años, es la razón por la que la Caldera de Taburiente ha sobrevivido hasta el presente con sus recursos naturales intactos y que ha conducido a su declaración como parque nacional. Esta condición ayuda a preservar lo que es una topografía única, hogar de una rica variedad de flora y fauna, así como 2.500 de las explotaciones plataneras más productivas y comprometidas con el medio ambiente de la Unión Europea.

El sistema hidráulico tiene intereses sostenibles desde su creación. Las antiguas acequias de riego fueron reemplazadas a finales del siglo XX por una nueva red de riego que mide más de 100 kilómetros de longitud y que ayuda a reducir la pérdida de agua. Los canales y las redes de riego transportan el agua que discurre por gravedad, aprovechando los desniveles naturales sin necesidad de utilizar ningún otro tipo de energía. Además, desde 1933, dos centrales hidroeléctricas, emplearon la energía hidráulica para abastecer de electricidad al valle de Aridane a unos precios sociales, un verdadero hito en la producción de energías renovables en las islas Canarias.

Por orra parte, cabe destacar entre los premiados en materia de patrimonio la restauración de una iglesia bizantina en Grecia que posee una serie de frescos excepcionales de los siglos VIII-IX, que fue posible gracias a la fructífera cooperación entre organizaciones griegas y suizas; el desarrollo de un nuevo método de conservación del patrimonio de las residencias históricas europeas, fruto del proyecto común de cinco instituciones establecidas en Francia, Italia y Polonia; la especial dedicación de una red internacional de ONG que trabajan por la protección de Venecia desde hace más de 30 años; y la creación de un programa de educación pública que ofrece a los niños y jóvenes de Finlandia la oportunidad de interactuar con su patrimonio cultural y que puede servir de inspiración para iniciativas similares en Europa.

Tibor Navracsics, comisario de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, destaca queel patrimonio cultural en todas sus formas constituye uno de los activos más valiosos de Europa”. Mientras que el cantante de ópera Plácido Domingo, presidente de Europa Nostra, subrayó quelos ganadores son la prueba viva de que nuestro patrimonio cultural es mucho más que el recuerdo de nuestro pasado; es una clave para entender nuestro presente y un recurso para nuestro futuro. Por tanto, debemos aprovechar el Año Europeo del Patrimonio Cultural para reconocer el valor de nuestro patrimonio cultural común para el futuro de Europa!».