DEPORTES

Juan Padrón, rehabilitado como presidente de la Federación Tinerfeña de Fútbol

El Comité Canario de Disciplina Deportiva levanta la suspensión cautelar que pesaba sobre el presidente y el secretario de la Federación Tinerfeña de Fútbol, quienes vuelven a estar habilitados para ocupar sus cargos

El Comité Canario de Disciplina Deportiva levantó ayer la suspensión cautelar que pesaba sobre Juan Padrón Morales y Ramón Hernández Baussou, presidente y secretario de la Federación Tinerfeña de Fútbol respectivamente. Ambos vuelven a estar habilitados para ocupar sus cargos en el ente provincial. La suspensión de esta inhabilitación se mantendrá durante el tiempo que se prolonguen las diligencias que lleva a cabo el juez Santiago Pedraz en el caso Soule.

El Comité Canario, órgano regulado por la Ley Canaria del Deporte y superior en materia de disciplina deportiva en el ámbito territorial de la Comunidad Autónoma de Canarias, acordó el 27 de julio de 2017 incoar expediente disciplinario a Juan Padrón y Ramón Hernández, suspendiéndoles de forma cautelar y provisional de sus cargos.

Teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde entonces, el comité, dependiente del Gobierno de Canarias, levanta esta suspensión atendiendo a que apenas se ha avanzado en la vía penal y que la medida cautelar se había convertido en una sanción por tiempo indeterminado. Para tomar esta decisión utilizó la normativa aplicable a la función pública, que contempla un máximo de seis meses para este tipo de medidas.

Juan Padrón y Ramón Hernández están inmersos en la investigación que lleva el juez Santiago Pedraz, por el caso que aborda la gestión del expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar.

Tanto Villar como Padrón, también vicepresidente económico de la RFEF, y Hernández Baussou fueron arrestados, si bien días después el secretario de la federación tinerfeña quedó en libertad tras pagar una fianza de 100.000 euros. Padrón hizo lo mismo el 2 de agosto de 2017 tras abonar la cantidad de 500.000 euros en concepto de fianza. Un dinero que le prestó el exseleccionador nacional Javier Clemente.

“Tardó cinco minutos en depositar el dinero y por eso estoy aquí”, dijo Padrón a los medios que le esperaban a la salida de Soto del Real, donde el vicepresidente de la RFEF defendió su labor “sin parangón” en la Federación y calificó de “desequilibrado mental” al expresidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, al que atribuyó su ingreso en prisión.

Padrón aseguró que durante su estancia en prisión fue incluso torturado: “Se producen torturas en mi caso, porque hay muchas clases de tortura. Los tres primeros días desde que me sacaron de mi casa hasta que llegué aquí no se los deseo a nadie”.

Fin a una larga paralización

La inhabilitación de Juan Padrón y Ramón Hernández en sus respectivos puestos de mando en la Federación Tinerfeña de Fútbol, provocó la paralización de muchos aspectos del fútbol provincial. Por este motivo, ayer gran parte del fútbol tinerfeño celebró que el presidente y el secretario estén de nuevo operativos en sus cargos.

A pesar de que las competiciones siguieron su curso, con la inhabilitación del Comité Canario de Disciplina Deportiva, con sede en Gran Canaria, se provocó una larga inactividad de la FTF, que de la noche a la mañana perdió a las dos personas que mejor defendían los intereses del fútbol de la Isla y de la provincia en la península.

Fuentes consultadas por DIARIO DE AVISOS consideran que el órgano dependiente del Gobierno de Canarias tomó una decisión apresurada y con tintes políticos. “El gran perjudicado en toda esta historia ha sido el fútbol tinerfeño, por lo que es una buena noticia. Se les ha echado de menos en la Federación”, llegó a comentar a este diario el presidente de un importante club de la Isla, que recordó, además, que “las medidas cautelares están para evitar un perjuicio, no para crearlo, y en este caso se estaba creando un grave perjuicio a nuestro fútbol”.

Los dos implicado seguían cobrando de la Federación. Ramón Hernández, de hecho, seguía acudiendo a la sede insular con bastante frecuencia y ahora lo podrá hacer sin disimulos. Mientras tanto, Juan Padrón sí que ha decidido mantenerse en un discreto segundo plano. Ahora ambos pueden retomar sus quehaceres sin cortapisas legales.

Sus vidas y el fútbol

Juan Padrón Morales

Una vida dedicada al fútbol. Juan Padrón Morales (San Cristóbal de La Laguna, 25-2-1936) ha prestado toda su vida al servicio del fútbol. Primero como futbolista partícipe de una de las páginas más brillantes del CD Tenerife, ya que formó parte del legendario equipo blanquiazul que logró el primer ascenso del club a Primera División. Pero tuvo que colgar las botas prematuramente tras una década en el representativo. A partir de ahí se incorporó como directivo en la Federación Tinerfeña de Fútbol, institución que ha presidido desde 1978 hasta nuestros días. En 1984 entró en la RFEF, dentro de la candidatura de José Luis Roca. Luego se unió a Ángel María Villar, Hasta la aparición del caso Soule, ostentaba el cargo de vicepresidente económico de la RFEF, además de formar parte de la Comisión de Finanzas de la UEFA y de la del Estatuto del Jugador en la FIFA.

Ramón Hernández

El mejor aliado de Padrón. Si la vida federativa de Padrón es larga, la de Ramón Hernández Baussou (Santa Cruz de Tenerife, dos de marzo de 1953), secretario general de la Federación provincial, no lo es menos. Tuvo sus primeros contactos con este organismo siendo colaborador a mediados de la década de los 70. concretamente en 1976. Ya ha cumplido 30 años ejerciendo de secretario general de la FTF, puesto que ejerce desde 1987, año en el que relevó al ya fallecido Enrique Roca. Hernández siempre ha trabajado mano a mano con Juan Padrón, siendo su hombre de confianza en los asuntos relacionados con la gestión del fútbol provincial.También fue futbolista. Militó en los equipos del infantil Regla, juvenil Real Unión y luego jugó en el Regional del conjunto del barrio de El Cabo, en el Tegueste de la segunda regional y en el Candela de la categoría Preferente.