Sanidad

Valladares pide un funcionamiento mixto para Enfermedades Tropicales

El catedrático y director del Instituto de Enfermedades Tropicales y Salud Pública ofreció ayer su última clase magistral, en un acto de homenaje organizado por sus compañeros de profesión

Basilio Valladares, Medalla de Oro de Canarias y catedrático de Parasitología, ofreció ayer su última lección magistral en la ULL. Fran Pallero
Basilio Valladares, Medalla de Oro de Canarias y catedrático de Parasitología, ofreció ayer su última lección magistral en la ULL. Fran Pallero

El director del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias, Basilio Valladares, advirtió ayer de que para que el centro perdure y tenga estabilidad debe contar con ingresos propios de forma fija, lo que es imposible si depende de la Universidad. Valladares se expresó de este modo en declaraciones a EFE, tras impartir su última clase magistral antes de su jubilación, titulada Historia de la Parasitología en la Universidad de La Laguna (ULL), que impartió en el salón de Grados de la Sección de Farmacia del centro.

El catedrático de Parasitología expresó su sorpresa por la gran afluencia que tuvo la clase, con “gente de pie y en los pasillos del salón”, en un acto “emotivo” en el que repasó la trayectoria de esta disciplina científica desde su incorporación a la ULL. La historia de la parasitología en la Universidad de La Laguna va unida prácticamente a la creación del Instituto, que data de 2001, y que actualmente está integrado por una treintena de personas entre profesores y jóvenes investigadores en formación. Valladares, Medalla de Oro de Canarias, señaló que el centro ha experimentado “una evolución fantástica” que le ha llevado a emprender proyectos con Perú, Colombia, Venezuela, Senegal y Cabo Verde, entre otros países. El Instituto aún tiene mucho camino por emprender y de hecho, indicó Valladares, los informes de la Unesco, en cuanto a investigación para 2030, apuntan a que los nuevos centros “no deben mirarse el ombligo”, sino ser multidisciplinares. Por ello, el Instituto de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias ya actúa como una plataforma continental y la Universidad, añadió el científico, debe hacer lo mismo, pues para tener estabilidad hay que contar con ingresos propios y dentro de la Universidad esto es imposible, pues la fórmula debe ser la de funcionar como un instituto mixto. Ya en su momento se propuso crear un instituto de estas características con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Gobierno de Canarias y la ULL “y cuando ya estaba casi conseguido, se frustró”, lamentó Valladares, quien no obstante indicó que este proyecto “se va a retomar sí o sí”.

De esta forma, el Instituto de Enfermedades Tropicales garantizaría el mecanismo para establecerse como centro de fama internacional y con un funcionamiento correcto, que sirva a Tenerife y a la ULL como “vehículo de desarrollo de conocimiento aplicado”. El objetivo es que cuando desde África se necesite tecnología en este ámbito, “mire” hacia Canarias.

Aunque el catedrático finalizó su pertenencia a la institución universitaria a finales de este curso, la clase magistral que impartió ayer fue un acto de homenaje preparado por compañeros de profesión que quisieron expresar la relevancia del papel docente e investigador de Valladares, reputado investigador y uno de los artífices de la iniciativa Campus África.
La ULL indicó que el Instituto está organizando el proceso electoral para elegir al futuro responsable del centro, con la idea de que sea en un breve plazo de tiempo.

El catedrático expresó su sorpresa por la gran afluencia de público en su última clase magistral. F. P.
El catedrático expresó su sorpresa por la gran afluencia de público en su última clase magistral. F. P.