FUENCALIENTE

El mayor complejo hotelero de la Isla, otra víctima de la carretera del Sur

La patronal turística y la consejera del área, Alicia Vanoostende, piden una solución urgente mientras al grupo de afectados por las malas condiciones de la carretera, se suman niños y jóvenes discapacitados que han dejado de acudir a sus terapias por las colas y esperas en un trayecto de más de una hora y media hasta el centro rehabilitador

Imagen de un tramo de la carretera de Fuencaliente. | DA

Los 350 trabajadores del mayor complejo hotelero de la Isla, el Hotel Princess, además de usuarios con discapacidad que han dejado de acudir a sus terapias de recuperación en la zona de Las Manchas, se suman esta semana a la lista de afectados por las condiciones de la carretera del sur. Los responsables de la instalación hotelera, con más de 1.200 plazas turísticas y con representación en la Junta Directiva en el Centro de Iniciativas Turísticas Tedote, se han hecho oir dentro del sector para poner de manifiesto las molestias que sufren y los temores de las consecuencias que esta situación pueda tener en el destino insular.

Los empresarios turísticos, además de la consejera del área en el Cabildo, Alicia Vanoostende, han puesto de manifiesto la gravedad de esta situación. Los primeros llevaron el asunto a su último encuentro para terminar pidiendo “una acción coordinada y conjunta de Cabildo, Ayuntamiento de Fuencaliente y Gobierno de Canarias, para resolver los problemas de una obra que depende exclusivamente de la Consejería de Obras Públicas del Ejecutivo regional”. Por su parte, Vanoostende recordó que “han sido varias las ocasiones en que desde el Cabildo, a través del consejero Jorge González, se ha pedido la terminación de estas obras”. Reconoció que “se está proyectando una mala imagen de las comunicaciones a los turistas, pero es que además esta situación la vienen sufriendo empresas y residentes del propio municipio. La situación es insoportable”, apostilló.

Las quejas por la precariedad de las comunicaciones para los miles de turistas que pasan por esa vía, sometidos a esperas en al menos cuatro semáforos, además de a las empresas proveedoras y de servicios que necesariamente tienen que acceder al municipio, y entre las que crece la indignación por la persistencia de la situación, llegaron al Gobierno de Canarias.

“Más allá de los errores que se han cometido hasta ahora con la falta de previsión en las expropiaciones, es urgente que prime la eficacia y la diligencia por parte de la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, para que tales errores puedan salvarse y dar una solución a una situación de reiterados retrasos”. Las obras entre San Simón y Tajuya debían haber estado terminadas en noviembre del pasado año 2017, cuando se cumplieron los cuatro años de plazo previstos en la adjudicación, pero lo cierto es que no se ha cumplido y los ritmos son tan lentos que no hay avances definitivos. La obra afecta a los municipios de Mazo, Fuencaliente y en Las Manchas, entre el municipio de Los Llanos de Aridane y El Paso.
El director general de Infraestructuras, el palmero Onán Cruz, explicó los retrasos en las dificultades de las expropiaciones, algunas de las cuales siguen pendientes de llevarse a cabo. De ahí, aseguró en declaraciones a este periódico semanas atrás, que no se pueda asfaltar con continuidad y dar por cerrada la totalidad de actuaciones en tramos completos de la obra. Desde el Cabildo han afeado a la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias esta improvisación. Argumentaron, en boca del consejero de Infraestructuras, que el proceso de expropiaciones es prioritario a la hora de iniciar una obra de esta naturaleza.