Irán

La policía moral iraní le recrimina su aspecto y ella las patea

No es la primera vez que la policía de moralidad iraní ha sido grabada por las cámaras tratando de imponer un estricto protocolo de vestimenta religiosa

Una mujer se enfrenta a patadas a la policía de la moralidad iraní
TWITTER (AlinejadMasih)

El vídeo muestra el momento en que una mujer lucha contra la rigurosa Policía de Moralidad de Irán después de que tres de sus integrantes se enfrentaran a ella por la manera en que iba vestida.

La mujer, no identificada, fue grabada por las cámaras de la estación de metro Darzaveh Zowlat en Teherán, Irán, haciendo frente a un grupo de agentes. En las imágenes puede verse como patea a una de las tres oficiales, que usan hijab, después de que estas le recriminaran su forma de vestir occidental.

“Usaré lo que quiera. No es asunto tuyo. Ustedes no son mis padres”, se la oye decir a la mujer airadamente mientras las persigue por la plataforma y las hace retroceder, no sin antes gritarles de nuevo: “¡Han corrompido esta sociedad con sus costumbres!”. Una de las agentes le devuelve los gritos y la llama “puta”. Finalmente, un operador de metro decide intervenir en ayuda de la mujer recordándole a la policía moral que “no debe intervenir”.

Esta no es la primera vez que la policía de moralidad iraní ha sido grabada por las cámaras tratando de imponer un estricto protocolo de vestimenta religiosa. Sin ir más lejos, el mes pasado, otra mujer fue filmada y mientras era brutalmente golpeada por una pandilla de agentes después de considerar que su pañuelo rojo era “insuficiente”.

Mientras en febrero la policía iraní arrestó a 29 mujeres por aparecer en público sin pañuelo en la cabeza como protestas, mientras protestaban contra los códigos de vestimenta que han estado vigentes desde la revolución islámica de 1979. En una muestra más de desafío, varias mujeres iraníes recientemente llevaron a las redes sociales a posar en público sin sus pañuelos.

ADVERTENCIA: Las imágenes pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

El presidente de Irán, Hassan Rouhani, un clérigo considerado moderado dentro del sistema político de Irán, ha criticado previamente a la policía de la moralidad por sus tácticas violentas. El mandato de la fuerza policial es “promover la virtud y prevenir el vicio”, si bien Rouhani ha advertido que “no puedes hacerlo siendo agresivo”.

El hijab y la ropa holgada se convirtieron en obligatorias para todas las mujeres en Irán desde 1979. El código islámico también prohíbe a las mujeres tocar, bailar o cantar con hombres que no sean de su propia familia. Hoy en Teherán, algunas jóvenes se atreven a usar ropa más ajustada con un pañuelo que cubre holgadamente sus cabezas, cumpliendo técnicamente con los requisitos de la ley mientras despiertan la ira entre los más conservadores.

Las mujeres arrestadas por mostrar el pelo en público en Irán pueden ser condenadas a penas de prisión de hasta dos meses y multas de unos 20 euros.