LA PALMA

Las ‘otras’ víctimas de la tragedia del Fausto

Tabares escribe su nueva obra basada en la visión de las mujeres de los tripulantes que desaparecieron en el barco hace 50 años y que llevará a escena la compañía Delirium

TRAGEDIA EL FAUSTO LA PALMA
La embarcación. / DA

La madrugada del 21 de julio de 1968, la embarcación El Fausto ponía rumbo a La Palma desde la isla de El Hierro. Pero el pesquero se perdió para siempre en la inmensidad del océano, en medio de un misterio que alimentó las más pintorescas especulaciones sobre las cuatro personas que viajan a bordo de la motonave, cuya desaparición dejó una huella imborrable de dolor en las familias de los tres pescadores de Tazacorte y el mecánico de El Paso.

Cincuenta años después, el dramaturgo Antonio Tabares ha escrito una obra sobre este suceso, que ha quedado grabado para siempre en el pueblo bagañete, y que llevará a escena la compañía Delirium, en una sesión muy especial que tendrá lugar el 20 de julio en Tazacorte. La primera semana de julio se estrenará en Tacoronte.

Fue precisamente ese día cuando el pesquero Fausto salió de Tazacorte rumbo a El Hierro trasladando explosivos para sorribar unas fincas plataneras que se estaban creando en la isla de El Meridiano. La tripulación que partió aquel día de verano estaba compuesta por los hermanos Heriberto y Ramón Concepción, y su primo Miguel Acosta. A los pescadores bagañetes, se sumó para regresar a La Palma el mecánico de El Paso, Julio García, que estaba en El Hierro haciendo unos trabajos.

Lejos de centrarse en el suceso en sí, el autor pone su atención “en el dolor de las cuatro mujeres que quedaron viudas”. De hecho, el texto responde a una solicitud realizada por la compañía Delirium para una obra con personajes femeninos y que versara sobre el mar.

Proyecto Fausto, como se denomina la obra, sacó también otra de las venas del dramaturgo palmero, el periodismo, ya que para confeccionar el texto realizó numerosas entrevistas a los familiares de los desaparecidos y otras personas que de una u otra manera estuvieron relacionados con el caso, así como una profunda labor de investigación en hemerotecas y archivos.

Antonio Tabares, en el Teatro Circo de Marte. | ISRAEL DE CARLOS

El autor reconoce que en la elaboración de Proyecto Fausto se ha enfrentado a un trabajo “muy emocionante y muy exigente a la vez”, teniendo en cuenta que aborda una tragedia que sigue viva entre familias de su isla natal, aunque haya pasado medio siglo.

“Más allá de que sea un caso que sigue muy presente en la conciencia colectiva de Tazacorte, es una herida abierta entre las familias que sufrieron las pérdidas y, en especial de las mujeres que quedaron viudas”, comenta Tabares, quien añade que al dolor por la desaparición, hay que añadir los rumores que se generaron sobre este suceso.

El hecho de que el barco fuera localizado cinco días después de su desaparición a unos 100 kilómetros de La Palma por una embarcación británica, que abasteció al pesquero de agua y víveres, además de darle el rumbo correcto, contribuyó a alimentar todo tipo de rumores: desde que los tripulantes huían a Venezuela, que fueron secuestrados o incluso que se había hundido. Rumores que se sumaron al dolor y la desesperación de las mujeres de estos marinos, que pondrán en escena las actrices Irene Álvarez, Lioba Herrera, Carmen Hernández, Soraya González del Rosario, bajo la dirección de Severiano García.

Un barco sacudido por el infortunio, que reapareció como un fantasma en octubre a 1.700 millas de Venezuela. Localizado por un carguero italiano, al remolcarlo terminó por hundirse. A bordo estaba el cadáver de Julio García y una sola hoja de lo que parecía un diario.