INFRAESTRUCTURAS

Inicio de la obra del túnel Viejo con la petición de paciencia para 8.000 usuarios diarios

La vía alternativa, el conocido como túnel Nuevo, solo se habilitará en un sentido de la circulación en cumplimiento de un plan de seguridad realizado por una empresa especializada y los técnicos insulares

Jorge González junto al técnico Fernando Lozano. | DA

Unos 200 días de obras, una inversión de 1,6 millones de euros y mucha paciencia por parte de los más de 8.000 usuarios que a diario cruzan la dorsal de la Isla por la carretera de la Cumbre. Las obras del conocido como túnel Viejo arrancaron ayer con una advertencia clara por parte del consejero de Infraestructuras del Cabildo, Jorge González, que junto al técnico Fernando Lozano dejo claro que “la prioridad en esta obra y para garantizar las comunicaciones, es la seguridad”. En un plan testado por los técnicos de la institución y por una empresa externa especializada en la seguridad en túneles, el plan de comunicaciones a lo largo de los próximos cuatro meses no permitirá el uso en doble sentido de la circulación del túnel Nuevo, y en sustitución del recorrido de 1,1 kilómetros en el que ayer se iniciaron las obras, dejando un solo carril hábil para el tránsito.

La imposibilidad de usar el túnel Nuevo en doble sentido, adoptando una medida que sí se ha aplicado en casos de condiciones meteorológicas adversas, no es una medida que pueda darse en el caso de este período de tiempo y por el estricto cumplimiento de medidas de seguridad y para evitar incidencias, además de garantizar el transito de vehículos de urgencia o la respuesta eficaz ante un hipotético desalojo de ese túnel.

El volumen de vehículos, la concentración de los mismos a determinadas horas del día y la convivencia con el transporte de materiales peligrosos, no permiten esa medida que muchos, durante las últimos días, habían dado por supuesta frente al inminente inicio de la remodelación del túnel Viejo. Éste será objeto de un proyecto de impermeabilizará, asfaltado, y panelización en una instalación obsoleta y de riesgo para la conducción, que data de la década de los 70 y que por primera vez es objeto de una obra de remodelación de estas dimensiones.

El consejero de Infraestructuras del Cabildo, reconoce abiertamente ser consciente de que la obra generará molestias, pero sustenta la decisión en las garantías de seguridad que han de cumplir. Eso sí, tampoco evade la falta de alternativas con las que cuentan, por las malas condiciones de la obra de la carretera del Sur de la Isla, en manos del Gobierno de Canarias y objeto de constantes críticas por parte de la institución, el Ayuntamiento de Fuencaliente, los vecinos y los empresarios turísticos. La posibilidad de articular todo el transporte de mercancías peligrosas por la carretera del Sur no es una de las opciones, por lo que el Cabildo permitirá esta actividad de suministro en la Isla entre las 22:00 horas y las 06:00 de la mañana todos los días mientras se termina la obra.