Festival Hispanoamericano de Escritores

Armas Marcelo: “Estoy empeñado en hacer en La Palma el mejor festival de escritores de España”

El escritor grancanario es director de la Cátedra Vargas Llosa, que promueve el Festival Hispanoamericano junto al Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane

Juancho Armas Marcelo derrocha optimismo y pasión cuando habla de la aventura literaria que hoy se pone en marcha en La Palma. El Festival Hispanoamericano de Escritores es una apuesta de la Cátedra Vargas Llosa, que dirige el escritor grancanario, y del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, ciudad que acoge esta semana a más de una treintena de autores que debatirán sobre literatura y tratarán de acercarán este arte a la sociedad.

– Nos han dicho que usted estaba especialmente interesado en que este Festival fuera en La Palma. ¿Por qué?
“Estoy empeñado en hacer en La Palma el mejor festival de escritores de España. Si las instituciones el año que viene se implican como debieran y la voluntad política y financiera de la Isla apoya, lo convertimos en el mejor festival anual de España. Me la juego yo, con la Cátedra. Como hemos hecho este año, que es una gran experiencia, porque va a ser una gran experiencia, lo haremos el año que viene. Naturalmente en Los Llanos de Aridane, porque ha sido la institución, la alcaldía y la gente que dijeron adelante en seguida. Esto no se va a trasladar a ningún otro lado de la Isla por razón de índole institucional ni mucho menos. La gente de Los Llanos nos ha dejado trabajar plenamente y ha puesto el gran apoyo institucional que requiere”.

– Este año la nómina de autores impone.
“Esto es una experiencia y la nómina es satisfactoria. Pero podemos hacer de este festival el gran icono gráfico, ilustrado de España en Los Llanos de Aridane. Tenemos que tener la valentía de decir que se puede hacer, los impulsos necesarios, la financiación, el recurso intelectual y la capacidad de recursos de todo género que se deben poner a disposición de episodios así. Si la Isla y sus instituciones, empresarios y gente apoyan, entonces lo conviertes en el primer festival ¿Como cuál? Como el de Segovia ¿Por qué no podemos traer aquí a Orhan Pamuk o Ken Follet? Podemos llegar”.

– ¿Todavía no me ha respondido por qué en La Palma?
“La Palma es el corazón verde del Archipiélago. La Isla más conocida en toda América Latina de Canarias es La Palma ¿Por qué razón? Si lo tengo que explicar estamos jodidos. La Palma es lo más América que tenemos. Vas a Cuba y siempre aparece un palmero, un hijo o un nieto de un palmero; en Venezuela, el de la ferretería es un palmero. La Palma tiene además una tradición ilustrada. Esto ya se tiene que saber. La Palma tiene también el Observatorio astronómico. Este año vamos a hacer un homenaje a Stephen Hawking. La Palma tiene todo. Y ya, por fin, esta isla menor, entre comillas, hace episodios grandes. No solo éste, también está el Festival de Música. ¿Por qué hacerlo todo en Tenerife o Gran Canaria? Siempre peleándose. Hagamos un ejercicio de superación de ese disparate histórico y elijamos La Palma porque además es una isla que si vienes no te quieres ir. Te da una euforia muy parecida a la que le da a un canario en Cuba. Esto le va a pasar a los escritores sudamericanos aquí. Cuando los mexicanos paseen en Los Llanos, van a ver un pueblo cercano a Guadalajara; los venezolanos, uno muy cercano a Valencia.

Esta tesis que hablamos se puso en duda por gente importante simplemente porque a ellos no se le había ocurrido. Hablar de la caribeñización de la literatura canaria. ¿A quién se le ocurre? Pues fue una polémica hace 20 años. Dejemos a un lado la política, los egos, por cinco días y hagamos un festival . Los congresos donde se hacen es fuera de los actos públicos. En las plazas del pueblo, en los bares del pueblo, en la conversación con la gente”.

– Usted es pesimista en cuanto a los hábitos de lectura y cree que cada vez se lee menos. ¿Cree que este tipo de festivales pueden representar un estímulo a la sociedad para leer?
“Esto es un episodio de resistencia y de grito de Guernica. Vamos a seguir, la secta que somos queremos ser irreductible. Y la lectura es fundamental. Somos un puñado. ¿Por qué no vamos a tener nosotros la fuerza de resistencia frente a la amabilidad analfabeta que nos rodea? ¿Por qué no lo podemos hacer?”

– Hay una presencia muy amplia de escritores canarios.
“Sobre todo de escritores emergentes. Aquí ya hay que dar la alternativa del toreo a la gente joven, que sirvan además de anfitriones. Eso es implicarse, hacer amistades con escritores consagrados en el mundo. Hay gente emergente en Canarias que están tirados de la mano de Dios. Hay que meterlos en el mundo internacional”.

– Usted se fue a vivir a Madrid, donde ha desarrollado su carrera literaria. ¿Hoy en día se puede hacer desde la periferia de las Islas?
“Antes era imposible. Hoy puedes coger una avión y estar en Madrid tres días. Antes no se podía hacer. El contexto social no lo permitía. Te estoy hablando de los tiempos de Franco y de la primera etapa de la democracia. Ahora que existe internet y negocias algo elemental en minutos, no es ningún problema.

Alexis Ravelo está publicando en Madrid. Cuando hablo de Alexis Ravelo en Madrid, lo hago como de un escritor más, no como alguien de mi tierra. Lo que importa es que esté en la conversación de la gente.
Para el Festival hemos invitado a la Generación del 70, que por distintas razones no han podido venir. Ahora, de la llamada Generación 21, de los nuevo narradores, hay cinco o seis aquí. La presencia insular es necesaria para hacer esto. Son los receptores de todos los posibles beneficios que se obtengan”.

– ¿Hay una literatura canaria reconocible en la cultura hispanoamericana ?
“El problema de la literatura canaria es el problema de las literaturas chicas. Si fuéramos de Hawái y yo viviera en Nueva York, y me preguntaras si hay una literatura de Hawái, te diría que debe haberla, pero es una literatura chica, que no trasciende por ser de Hawái. Pueden trascender escritores que viven en Hawái o escritores que viven en Nueva York y son de Hawái.

A mí lo que me jode es que hay escritores que ponen canario por encima de ser escritores y entonces el adjetivo, que es ser canario, lo ponen como sustantivo, y el sustantivo, que es ser escritor, se convierte en algo secundario. Primero los canarios, no, primero los escritores, y si son canarios y son buenos, mucho mejor. Lo de la literatura canaria que sigan trabajándolo los que quieren seguir estando en esa dimensión, pero conmigo que no cuenten. A mí que me incluyan fuera. Eso decía Cabrera Infante cuando hablaba de literatura cubana.

Ojo, yo también sé defender a los escritores insulares, porque si no tenemos María Zambrano, no tenemos a María Rosa Alonso; si no tenemos a César Vallejo, no tenemos a Alonso Quesada; si no tenemos a Rubén Darío, no tenemos a Tomás Morales. Hemos tenido París en el año 35, con la facción Surrealista de Tenerife. Yo sigo la estela de esta gente. Alfonso Reyes dijo que si la literatura mexicana tiene que pasar a la historia será porque sea literatura y no porque sea mexicana o a pesar de ser mexicana”.